El misterioso caso Burdisso en Boca: por qué Riquelme no le dirige la palabra

Pablo Lisotto
lanacion.com

El actual director deportivo de Boca es Nicolás Burdisso. Sin embargo, llamativamente, es el único integrante de toda la estructura que estuvo a cargo del fútbol profesional y amateur del club de la Ribera al que ningún integrante de la nueva dirigencia contactó.

La señal podría ser buena: con un contrato vigente que concluye a fines de 2020, si nadie le comunica lo contrario, significaría que su trabajo continúa. No es así. Mediante decisiones trascendentales y mensajes mediáticos, tanto el flamante presidente Jorge Amor Ameal como Juan Román Riquelme, anunciado como vicepresidente segundo y máximo responsable del departamento de fútbol, dieron a entender que Burdisso no forma parte del nuevo esquema de conducción.

Las indirectas son evidentes. Como director deportivo, Burdisso es el responsable de todas las decisiones futbolísticas del club. Sin embargo, Riquelme removió a toda la estructura del fútbol amateur sin consultarlo. Porque Boca no solo decidió no renovarle el contrato a Rolando Schiavi (reserva), Héctor Bracamonte (cuarta división), Sergio Saturno (quinta), Víctor Marchesini (séptima), Leonardo Testone (octava) y Luis Lúquez (novena). También despidió al coordinador general Oscar Regenhardt, un hombre que también había firmado un contrato de dos años de extensión y que volvió a Brandsen 805 por absoluta decisión del manager.

En este contexto, Burdisso podría declararse legalmente despedido. Aunque según pudo averiguar la nacion, no es algo que esté en los planes del exzaguero, que está dolido. No por la decisión, sino por el destrato. Considera que debían haberlo llamado para informarle lo que está a la vista de todos... que no contarán con sus servicios.

"Yo dije que teníamos que analizar lo que Burdisso había hecho, pero estuvimos en el club y él no fue", dijo Ameal, el martes pasado, en Paraguay, antes del sorteo de la Copa Libertadores. Dos días después modificó su posición y se mostró más crítico: "Burdisso es un ídolo de la gente. Quieren hacernos cargo de algo que hicieron ellos", dijo el dirigente, el jueves por la noche, en el acto de asunción de las nuevas autoridades. Ellos, claro, son los integrantes de la comisión directiva que lideró Daniel Angelici entre 2015 y 2019. Y agregó: "¿Cómo firman un contrato por dos años? Esta gente sabía que había una elección y vos no podés superar el tiempo de tu mandato a la hora de firmar un contrato. Nos quieren hacer cargo de un problema que generaron ellos. Como en toda gestión, hay cosas buenas y no tan buenas. El tema Burdisso no es culpa nuestra", cuestionó.

La situación es curiosa. A dos semanas de las elecciones, Riquelme y Burdisso todavía no se comunicaron. Política al margen, hasta antes de la decisión del ex10 de acompañar en la fórmula a Ameal, el diálogo entre ambos era frecuente. Fueron compañeros y campeones en todas las latitudes. Y hasta compartieron minutos en el selecciona argentino. Es más: Burdisso quería a Román cerca del plantel para que lo motivara y le contagiara su amor por la camiseta y toda su experiencia en la previa de las semifinales con River. Finalmente, nada de eso se concretó.

Como no hay definiciones, la figura del exdefensor de la selección argentina, Boca y Roma, entre otros clubes, quedó atrapada en un limbo laboral en el cual tampoco ayuda el contexto de receso estival. El cordobés, de 38 años, consideraba ya desde antes de las elecciones que su cargo no tiene tintes políticos, y que un cambio radical en la conducción de la institución no debería arrastrarlo. De hecho, el contrato se firmó por dos años precisamente para desligarlo de la cuestión política.

Es por eso que el director deportivo no se detuvo y avanzó. Antes de la votación optimizó cada instante del receso. Por eso viajaron a Europa todos los entrenadores de las inferiores. Un grupo fue a Real Madrid, Atlético Madrid y Benfica, y el otro a Inter, Juventus y Bayern Munich. ¿El objetivo? Jerarquizar a los formadores. Comparar metodología y fundamentos del fútbol. El destino no fue elegido al azar. En todos los casos son clubes con la misma problemática que Boca: sacan muchos jugadores, pero pocos logran consolidarse en el club y deben buscar nuevos horizontes. Para su desgracia, durante ese viaje se enteraron que estaban afuera del club.

Acorde con su modo de trabajar, ante la ausencia de llamados fue Burdisso el que puso primera y el viernes pasado se acercó a la institución, luego de varios intentos en vano de hablar con Ameal. " Se comunicó y se puso a disposición, fue muy claro respecto de lo que quiere al club. Entiende claramente lo que hay que hacer. Ha sido un caballero en cómo se ha presentado y en la forma en la que habló con el presidente ", dijo, ese mismo día, Mario Pergolini, flamante vicepresidente primero, en declaraciones a AM 990. Así, el puesto queda a merced de lo que decida la nueva comisión directiva.

Ahora bien: ¿hay posibilidades reales de que continúe en su cargo? La respuesta es una incógnita. Más allá de la evaluación que hagan Ameal, Pergolini y, sobre todo, Riquelme, hay un contrato de por medio que, por ahora, se mantiene vigente. Si Burdisso sigue firme en su posición de no renunciar y la idea es desvincularlo, tendrán que pagarle la indemnización correspondiente. Y eso acarreará un importante egreso monetario de las arcas xeneizes.

Además, con Riquelme como máximo responsable del departamento de fútbol del club de la Ribera, ¿podrían convivir? El director deportivo se ve afuera desde hace varios días, lo que no termina de asimilar es la falta de comunicación. Acepta las decisiones, pero no los modos ni las formas.

A la par se da otra situación curiosa e inevitable. La falta de tiempo obliga a hacer usufructo del trabajo realizado por Burdisso. La pretemporada 2020 se realizará en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza, tal como lo planificó el director deportivo. Y lo mismo sucede con dos nombres que suenan como posibles refuerzos de Boca.

Antes de las elecciones, el cordobés ya tenía prácticamente cerrada la incorporación del volante izquierdo Nicolás Gaitán y avanzadas las negociaciones con el centrodelantero peruano Paolo Guerrero. De la nueva dirigencia dependerá concretar o desestimar esos dos futbolistas. Con o sin Burdisso.

Qué leer a continuación