Con Mir campeón llega la hora de Bastianini y Arenas

Agencia EFE
·3  min de lectura

Redacción deportes, 16 nov (EFE).- El español Joan Mir (Suzuki GSX RR) se proclamó campeón del mundo matemáticamente en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana de MotoGP, en donde no pudieron lograr ese objetivo ni el italiano Enea Bastianini (Kalex) ni el español Albert Arenas (KTM) en sus respectivas categorías.

Mir hizo la carrera perfecta, aun a pesar de acabar séptimo, después de salir desde la duodécima posición, y fue así porque no le tembló el pulso en ningún momento, aguantó la presión durante toda la prueba y ésta le "devolvió" el favor en forma de errores de muchos de sus rivales que iban por delante.

Se salió de la pista y después se cayó, el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), uno de sus rivales en la carrera hacia el título, también se fue por los suelos el francés Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP19), que iba por delante de él, como también el japonés Takaaki Nakagami (Honda RC 213 V), que se peleaba por la tercera plaza del podio con el español Pol Espargaró (KTM RC 16) y, en tanto, él permaneció impertérrito, e hizo su carrera con un único objetivo, "cerrar" el título de manera definitiva.

Sólo su propio compañero de equipo, Alex Rins, acabó por delante de él entre los aspirantes al título, pero la cuarta plaza no fue suficiente ante la victoria del italiano Franco Morbidelli (Yamaha YZR M 1) y si antes era Quartararo el segundo con él tercero, posición que mantiene, ahora es el transalpino quien ocupa ese puesto, aunque su ventaja respecto al de Suzuki es de apenas cuatro puntos y ese será el interés en la última cita de la pretemporada, quien logra el subcampeonato.

No fallaron, pues las opciones matemáticas eran bastante improbables, pero tanto Enea Bastiniani en Moto2 como Albert Arenas en Moto3 dieron un paso importante para sentenciar el título mundial en la última cita de Portimao (Portugal).

En el caso de Bastianini, que salió muy atrás en la carrera, la sexta plaza seguro que se le antojó un resultado mediocre, pero lo cierto es que tampoco pudo hacer mucho más pues Jorge Martín (Kalex), Marco Bezecchi (Kalex), Fabio di Giannantonio (Speed Up) y Héctor Garzó (Kalex) protagonizaron una muy buena actuación que les permitió alejarse de sus rivales para luchar por el triunfo, sin que Bastiniani diese muestras de poder acercarse y tampoco el británico Sam Lowes (Estrella Galicia 0'0 Kalex).

Aunque el caso del escocés fue un auténtico ejemplo de superación después de sufrir una fuerte caída en los entrenamientos que le dejó la muñeca derecha muy dañada, aunque sin ninguna fractura.

Todo coraje y pundonor, Sam Lowes intentó recuperar lo posible desde la vigésimo segunda posición que ocupó en la salida y su remontada, ayudado por las incidencias de carrera, le llevaron hasta la decimocuarta plaza, insuficiente en sus aspiraciones al campeonato pero todo un derroche de valentía y de superación del dolor.

En el caso de Albert Arenas no fue tan épica su carrera, más bien disputada y con el ánimo necesario como para que pelear hasta la última vuelta por el podio y por incrementar la ventaja en la clasificación provisional, que aunque de manera un tanto exigua, pasó de los tres a los ocho puntos, con los que afrontará la última cita del calendario frente al japonés Ai Ogura (Honda), y once respecto al italiano Tony Arbolino (Honda).

Juan Antonio Lladós

(c) Agencia EFE