El milagro no llegó: la Argentina perdió el dobles y la serie contra Kazakhstán en Córdoba por la Copa Billie Jean King

·4  min de lectura
Nadia Podoroska sintió la presión ante Yelena Rybakina; desde hace un tiempo la rosarina está lejos de su mejor versión.
Rodrigo Zalazar Cavalleris

Era un desafío muy difícil por la categoría de las rivales; quizás existía una luz de esperanza. Y hubo lucha hasta el final, pero no alcanzó: la Argentina no logró el objetivo de alcanzar los “qualifiers”, la instancia previa a las finales por la Copa Billie Jean King (ex Fed Cup). Kazakhstán, que arribó con dos singlistas top 30, cerró la serie con un 6-0 y 7-5 en dobles en el polvo de ladrillo del Córdoba Lawn Tenis Club.

En la jornada de este sábado, Yelena Rybakina –23ª del ranking mundial– derrotó a Nadia Podoroska por 6-4 y 6-4, mientras que Yulia Putintseva –30ª– perdió contra Lourdes Carlé por 7-6 (7-3), 6-7 (3-7) y abandono. En el dobles, Podoroska y Carlé nunca hicieron pie frente a Anna Danilina y Yaroslava Shvedova. Kazakhstán, entonces, logró el pase a los qualifiers 2022, mientras que el equipo argentino deberá participar el año próximo en el grupo 1.

Fórmula 1: la pole 99 de Lewis Hamilton, el “renacer” de Sergio “Checo” Pérez y el golpe tremendo de Yuki Tsunoda en el Gran Premio de Emilia Romaña

El partido de Carlé tuvo un desenlace inusual. Cuando tenía todo a mano para definir la serie y estaba adelante por 4-2 en el segundo set, la kazaja pidió asistencia médica por calambres en ambas piernas. Más allá de la ayuda, volvió muy molesta a la cancha, casi sin movilidad e imposibilitada de sacar correctamente. Así y todo, su talento, y los nervios de Carlé, condujeron el juego al tie break, en el que se impuso la argentina.

Lourdés Carlé jugó de igual a igual con dos jugadoras mucho mejor posicionadas en el ranking; fue una grata sorpresa en la serie contra Kazakhstán.
Lourdés Carlé jugó de igual a igual con dos jugadoras mucho mejor posicionadas en el ranking; fue una grata sorpresa en la serie contra Kazakhstán.


Lourdés Carlé jugó de igual a igual con dos jugadoras mucho mejor posicionadas en el ranking; fue una grata sorpresa en la serie contra Kazakhstán.

Se dieron situaciones particulares, porque Putintseva pidió agua en pleno game a la capitana y luego hizo un gesto de desaprobación al público, por entender que estaba alentando frente a sus padecimientos y a que estaba en una clara desventaja deportiva.

Yulia Putintseva tuvo problemas físicos y disgustos en Córdoba, pero terminó a gusto por la clasificación de Kazakhstán.
Rodrigo Zalazar Cavalleris


Yulia Putintseva tuvo problemas físicos y disgustos en Córdoba, pero terminó a gusto por la clasificación de Kazakhstán. (Rodrigo Zalazar Cavalleris/)

Putintseva se tomó un largo tiempo en los vestuarios cuando el partido quedó set iguales, y regresó al court aplicándose hielo en la zona afectada. De inmediato, con el 15-15 del primer game del set definitivo, la visitante quedó tendida en el piso y ya no pudo seguir. La umpire brasileña dio por ganado el partido ganado a Carlé y la serie se definiría en el dobles.

La caída de Podoroska

En el primer turno, Podoroska no encontró su mejor nivel y sufrió una nueva derrota, por 6-4 y 6-4 ante Yelena Rybakina. El resultado dejó abajo a Argentina en la serie por 2 a 1. “Son cosas nuevas para mí; quiero seguir aprendiendo. Me costó jugar estos dos días”, reconoció la rosarina, que volvió a actuar en el país luego de su explosión deportiva del acceso a las semifinales de Roland Garros en 2020 y la repercusión mediática que ello generó.

Claramente le pesó a Podoroska la presión de tener otro estatus y que todos los ojos se posaran sobre ella. En algunas conferencias de prensa, la capitana Mercedes Paz se refería a ella como “Nadia Poderosa”, realzando su figura. Lo cierto es que la número 45 del ranking jugó ambos días sin esa pimienta que se le observó en su vertiginoso ascenso del año pasado. Sacó mal y no hizo daño con sus golpes.

Podoroska perdió sus tres compromisos de la serie; "me costó jugar estos dos días", comentó.
Rodrigo Zalazar Cavalleris


Podoroska perdió sus tres compromisos de la serie; "me costó jugar estos dos días", comentó. (Rodrigo Zalazar Cavalleris/)

Tras ir abajo por 4-1 en el segundo set y cuando todo parecía encaminado a un cierre cómodo de Rybakina, que sirvió para el set estando 5-3, Podoroska se enfocó nuevamente en el juego, fue precisa con su devolución y aprovechó errores de su rival, que pecó de ansiosa para terminar rápidamente los puntos y cerrar el encuentro.

Ya con el saque de la rosarina, la asiática recuperó la precisión y la potencia, mostró una gran devolución en el juego y resolvió el partido con una buena derecha, un golpe que le dio rédito durante toda la mañana.

El entredicho de la “peste” Facundo Campazzo con John Wall durante el triunfo de Denver Nuggets sobre Houston Rockets

La potencia de la ganadora marcó diferencia en los números finales. Podoroska, que era la espada principal de Argentina en la serie, terminó perdiendo sus tres compromisos. Desde hace un tiempo no está obteniendo buenos resultados. Ya está cerca la porción de polvo de ladrillo en el calendario, y con ello, Roland Garros. Se verá si es una plataforma de relanzamiento para una Peque que quiere disfrutar en los Juegos Olímpicos de Tokio.