Miguel Berchelt, una dura historia de vida y el momento que recordará por siempre: su encuentro con Diego Maradona

Osvaldo Principi
·3  min de lectura

El mexicano Miguel Berchelt, campeón mundial liviano junior (CMB), puede constituirse en uno de los boxeadores más cotizados y poderosos del momento. Tiene una gran historia de vida, dramática y exitosa -esencial para este siglo- que lo hace mucho más atractivo aún. Sin embargo, deberá sobrepasar una prueba que frustró a más de un azteca cuando tuvo que asumirla: vencer a un compatriota en Estados Unidos.

Su pelea con Oscar Valdez, retador a su corona y actual titular mundial pluma (OMB), se llevará a cabo esta medianoche en el pabellón "La Burbuja", en las adyacencias del Casino MGM de Las Vegas y será televisado por Combate Space.

River y los refuerzos: Gallardo, D'Onofrio y la refundación del proyecto

Berchelt, un púgil de 29 años y un récord de 38 victorias (34 KO) y un revés, con 9 éxitos mundialistas desde 2016 a hoy, emerge de un guión existencial duro y cruel pero lleno de sueños realizados. Nacido y criado en una de las comunas más conflictivas de Cancún, jamás habló de su padre, aunque con orgullo siempre exaltó a su madre y sus dos hermanas. Fue un niño sufrido y valiente, codiciado por las maras locales -pandillas organizadas- que nunca pudieron incorporarlo a sus filas. Creyó en el esfuerzo y el trabajo. Quiso ser jugador de fútbol, pero fue ridiculizado y humillado ante sus compañeros por cometer groseros errores en su prueba oficial en el club Los Pumas de UNAM. A partir de allí, se juramentó volver a intentar suerte en el boxeo y llegar a lo más alto. Y no se equivocó.

Consultado por LA NACION, nos dejó dos sensaciones particulares sobre su relación con la Argentina. Su admiración por Diego Maradona y nuestro fútbol. Nos dijo: "Tuve el máximo honor de mostrarle mi cinturón de campeón a Diego Maradona, el Dios del fútbol, cuando él llegó a Sonora, hace un par de años. Arribé al hotel muy temprano y pude burlar todos los controles. Finalmente nos estrechamos en un abrazo. Me dijo algo que no lo voy a olvidar cuando posamos juntos para una foto: "Yo, para ganar la copa del mundo, necesité sólo una pelota. Vos, para ganar este campeonato, necesitaste algo más que dos.". Recuerda que Maradona prometió ir a sus peleas, pero como fueron en Estados Unidos no las pudo presenciar. Es hincha de Boca y desea conocer la famosa "Bombonera" cuando venga a la Argentina.

Las 100 preguntas a Aldo Pedro Poy, mito de Rosario Central

El santafecino Eduardo Lamazón, comentarista de Azteca TV y una de las voces más prestigiosas del periodismo pugilístico continental, dijo: "Si entrevistas a Berchelt antes de una contienda, apuestas tu casa a favor de sus puños. Su actitud es increíble. Y perder no pasa por su cabeza. Este pleito representa a uno de los grandes clásicos del boxeo mexicano que destaca rivalidades como Marco Antonio Barrera vs. Erik Morales, Julio C. Chávez vs. Jose L. Ramirez , Carlos Zarate vs. Alfonso Zamora o Rubén Olivares vs. Jesús Castillo. Aunque las mejores de todas fueron las batallas entre Rodolfo Martínez y Rafael Herrera.

¿Quién es su rival?

Oscar Valdez es un púgil con mucha base amateur. En ese terrero venció al cordobés Alberto Melián y también a otro argentino, Matías Rueda, ante quien se consagró titular mundial pluma (OMB) en 2016. Tiene una riqueza técnica llamativa y ganó sus 29 peleas (22 KO). La fractura de su mandíbula en 2018 se convirtió en un gran acertijo y es físicamente chico para los 58.900 kg. Lo dirige Eddie Reynoso, el técnico de Saúl "Canelo" Álvarez.

Berchelt es un boxeador rígido, no muy veloz, pero firme en sus descargas. Tiene muy buen porte y combinaciones que lo proyectan como favorito 3,8 a 1 en las pizarras de apuestas y en la lógica del match.

Es la primera gran pelea de 2021. Bueno contra bueno. Ganador frente a ganador. Las mejores cartas las tiene Berchelt, un campeón simple y efectivo gestor de una carrera tan admirable como su conmovedora historia de vida.