Miguel Ángel Russo y la vuelta con Boca a la Copa Libertadores: "La quiero volver a tener de la misma forma"

LA NACION
lanacion.com

Miguel Ángel Russo estará nuevamente este martes sentado en el banco de suplentes de Boca y en la competencia que lo seduce: la Copa Libertadores. El estreno desde las 21.30 ante Caracas, en Venezuela, es un primera gran paso para este proyecto 2020. Los recuerdos de 2007, la última consagración xeneize en el continente potencia la expectación, ya que fue Russo el conductor que tuvo a Juan Román Riquelme como el máximo estandarte de aquella gesta. En esta nueva aventura estarán juntos otra vez detrás del centro continental, aunque ya Román en otras funciones.

En el sitio oficial de Conmebol, el entrenador del conjunto de la Ribera explicó cuáles son sus sensaciones de cara a este desafío: "Más que recordar la consagración en la Copa Libertadores, la quiero volver a vivir. Es la diferencia. La quiero volver a tener de la misma forma, de la misma manera", recordó el DT.

Russo, el hombre que le cambió la cara a este Boca, pretende que su equipo recupere la mística copera que supo tener. Y para ese trabajo el entrenador apunta que sus jugadores comprendan el privilegio de participar de una competencia tan importante: "Ganar la Copa Libertadores no tiene un slogan ni una definición. Son cosas que, con el tiempo, le pondría un nombre distinto. Sería bello, lindo, hermoso. Cualquier frase de cualquier cosa. Es algo difícil, que gracias a dios me ha tocado ganarla. Le toca a muy pocos. Somos privilegiados".

Caracas-Boca, por la Copa Libertadores: horario, TV y formaciones

En aquella época en la que Russo logró conquista la Copa Libertadores con Boca, contaba con futbolistas en el plantel que sabían de que se trataba subirse a la cima de América: Martín Palermo, Riquelme, Sebastián Battaglia, Guillermo Barros Schelotto y Hugo Ibarra. El camino del conjunto xeneize fue de menor a mayor y contó con un Riquelme determinante que marcó 8 goles y fue el máximo artillero del equipo (en la final marcó 3 de los cinco goles que Boca le marcó a Gremio en el resultado global). En ese plantel, si bien estaban Palermo y Guillermo, el dueño de la pelota para Russo, es quien hoy es uno de los vicepresidentes de Boca. Aquel vínculo que se creo entre DT y futbolista es lo que terminó por resolver el retorno de Russo a la Ribera.

Russo con varias de aquellas fórmulas está en Venezuela con un equipo diferente al que utilizó en las últimas jornadas, ya que la cabeza de Boca también está puesta en la definición de la Superliga, el sábado próximo en un excitante mano a mano con River. Más allá de tener un ojo en la competencia local y de haber reservado a parte de sus habituales titulares (Tevez, Salvio y Zárate), Russo cuenta con mucho personal para conformar un equipo que pueda arrancar con buenos resultados: Esteban Andrada; Buffarini o Jara, Izquierdoz, Zambrano, Emmanuel Mas o Frank Fabra; Agustín Obando o Pol Fernández, Nicolás Capaldo, Iván Marcone; Emanuel Reynoso o Villa; Ábila y Villa o Soldano.

Qué leer a continuación