Miguel Ángel Russo: los números que destaca el DT de Boca para defender su gestión

·5  min de lectura
Miguel Angel Russo defiende su trabajo afirmando que Boca, bajo su conducción, es campeón o siempre llega a las instancias finales de los torneos; este lunes intentará confirmarlo ante Racing, por una de las semifinales de la Copa de la Liga
Mauro Alfieri / POOL ARGRA

Boca depende de Boca. Pero algo que pareciera ser muy positivo no lo es tanto, al menos de acuerdo a los vaivenes emocionales que el equipo evidenció en lo que va del año. Poco afecto a los títulos rimbombantes y habituado a resolver las conferencias de prensa con frases hechas, con la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores concretada, Miguel Ángel Russo se salió de libreto .

Racing - Boca, por la Copa de la Liga: horario, TV y formaciones de la semifinal

“Boca tiene la exigencia de pelear por todo, y gracias a Dios, pelea. En el momento en que tiene que resolver, Boca resuelve”, dijo el entrenador xeneize, que considera que a su equipo se lo cuestiona demasiado. Que se minimizan los éxitos y se magnifican los errores y los tropiezos.

Hay un dato real: con la excepción de la final de la Copa Libertadores 2020, bajo la conducción de Miguel Ángel Russo Boca jugó hasta el momento todos los partidos posibles. Aquellos siete de la Superliga que le ganó de arremetida a River, el solitario 4-1 a Godoy Cruz de la fugaz y extinta Copa de la Superliga, los de la Copa Maradona (campeón), los disputados hasta el momento de la Copa de la Liga (este lunes, desde las 15, se enfrenta a Racing en San Juan, por una de las semifinales), los de Copa Argentina (en octavos se enfrentará a River) y los de Libertadores 2021 (este martes conocerá a su próximo rival). De 54 encuentros, Boca dijo presente en 53 y dio dos vueltas olímpicas sobre tres. Esta es la cuenta que saca Russo y que, entiende, pocos ven o destacan

El festejo de los jugadores de Boca luego de vencer a Banfield en la final de la Copa Diego Maradona.
Marcelo Aguilar / POOL ARGRA


Boca fue campeón de la Copa Maradona a mediados de enero de este año (Marcelo Aguilar / POOL ARGRA/)

¿Cuál es entonces el cuestionamiento que recibe el conjunto de la Ribera y hace enojar a Russo puertas para adentro? Seguramente sea su irregularidad (de 26 partidos disputados este año, ganó 11, empató 9 y perdió 6). O el hecho de que cada vez que sale a la cancha es una incógnita intuir cuál será su desempeño, su identidad o su propuesta de juego.

Messi, confiado en ganar la Copa América por el grupo que logró armar la selección desde que asumió Scaloni como DT

Boca es tan capaz de golear 7 a 1 a Vélez como de perder 1 a 0 con Patronato, en Paraná (aunque esa tarde haya jugado con un equipo alternativo, se esperaba mucho más). Boca es capaz de hacer un buen partido ante Santos, en la Bombonera (2-0), por la actual Copa Libertadores, como de no acelerar ante Barcelona, en Ecuador, ni siquiera perdiendo 0-1... Pero, hasta el momento, los hechos avalan esa máxima utilizada por su entrenador: aun atravesando un camino espinoso, cuando los torneos se acercan a su etapa definitoria, Boca siempre está.

Miguel Angel Russo con Nicolás Capaldo, quien ante Racing volvería a jugar como carrilero por la derecha en un 3-4-1-2
Pool Argra


Miguel Angel Russo con Nicolás Capaldo, quien ante Racing volvería a jugar como carrilero por la derecha en un 3-4-1-2 (Pool Argra/)

El asunto entonces pase por otro lado. Al ser el club más poderoso económicamente de la Argentina, se da por sentado que ocurra esto que destaca Russo. Que Boca sea campeón o que llegue a las últimas instancias en cada torneo que dispute. De hecho, en los últimos 6 años ganó 7 títulos .

Aquí es donde posiblemente haya dos factores que le quiten brillo a las últimas estrellas que se sumaron al escudo azul y oro. El primero es que dos de las últimas tres vueltas olímpicas se dieron después de finales que solo pudo ganar por penales (la Supercopa Argentina 2018, ante Rosario Central y la Copa Maradona, frente a Banfield).

La otra es responsabilidad del propio club y de sus fanáticos. El hecho de ponderar la Libertadores por encima de cualquier otro logro desluce cualquier otro éxito. Los 12 años sin hacer cumbre en América y los 11 sin lograr un título internacional se convirtieron en una pesada mochila . Malacostumbrado a ser campeón local, el mismo hincha frunce el ceño, se fastidia y patalea ante cada frustración internacional.

Boca se clasificó a los octavos de final de la Copa Libertadores y también quiere llegar a la final de la Copa de la Liga
Pool Argra


Boca se clasificó a los octavos de final de la Copa Libertadores y también quiere llegar a la final de la Copa de la Liga (Pool Argra/)

La semifinal ante Racing, eso sí, le aparece en un momento incómodo. Porque mientras el equipo busca cerrar el semestre con otro título, ya sabe que no podrá contar con Edwin Cardona (citado a la selección de Colombia) en esa hipotética definición ante el vencedor de la otra llave: Independiente y Colón. A la vez, convive con un clima de fin de ciclo para varios futbolistas del plantel, que saben que se están despidiendo del club en estos días, o ya lo hicieron. Algunos saben que se terminan sus contratos y no renovarán, otros podrían emigrar al exterior.

A la salida reciente de Ramón Ábila se sumó la de Mauro Zárate, que seis meses antes de finalizar su contrato le puso fin a su estadía en Brandsen 805. Y es un hecho que a fin de junio emigrarán Leonardo Jara, Julio Buffarini, Emmanuel Mas y Franco Soldano.

También se habla de varias incorporaciones. Pero esa será otra historia para Miguel Angel Russo y el Consejo de fútbol encabezado por Juan Román Riquelme. Primero, ambos se focalizarán en el partido de este lunes ante Racing, en San Juan. Ya habrá tiempo para resolver el futuro. Eso sí: es el propio DT el que pretende seguir sumando triunfos para, cuando reciba cuestionamientos, poder defender su trabajo desde las estadísticas.