Miguel Ángel Russo y el dilema del Nº 9 de Boca

Franco Tossi
·5  min de lectura

Ya pasaron casi tres meses del receso futbolístico por la pandemia para Boca, que este sábado debutará ante Lanús, en la Fortaleza (desde las 21.15), por la Copa Liga Profesional, y si hay algo que se mantiene con respecto al contexto futbolístico de marzo es el debate sobre la falta de gol de Franco Soldano. Para muchos hinchas ya se le acabó el crédito: piden otro delantero que convierta a la par del gran rendimiento de Carlos Tevez. Sin embargo, Miguel Ángel Russo maneja otro ritmo para las decisiones a través de su calma y lo sigue considerando un hombre fundamental para el armado de un equipo que aún no perdió con él al mando. De todas formas, en este partido podría jugar Wanchope Abila como titular, ya que el entrenador probaría variantes para darles rodaje a otros futbolistas (también ingresarían Capaldo, Jara, Zambrano y el arquero Rossi, en reemplazo del lesionado Andrada).

También muchos empiezan a ilusionarse con el comentario de Jorge Amor Ameal: "Me gustaría que vuelva a jugar Román (Riquelme). Siempre se lo digo. Lo veo y le digo 'Qué bien que estás'", aseguró en la semana el presidente de Boca. No obstante, el técnico xeneize tiene los pies en la tierra, prefiere sonreír ante la consulta y sí opinar profundamente sobre el caso de sus delanteros.

Marcha atrás: Fox Sports también transmitirá el torneo argentino gracias a una medida cautelar contra la AFA y la Liga Profesional

"[Riquelme] Tiene que entrenarse mucho, ja. Entiendo al presidente y es una cuestión de deseo. A cualquier hincha le gustaría, ¿a quién no? Tuve la suerte de disfrutarlo como entrenador. Esperemos volver a encontrar jugadores como él. Difícil...", respondió en Ezeiza con una sonrisa, en la primera conferencia de prensa presencial este viernes tras la aparición del coronavirus.

Esa serenidad con la que vive también es trasladada a la actualidad de sus delanteros. Sabe que hay que aprovechar más que nunca el momento inmejorable de su capitán Tevez, que en el cierre del grupo de la Copa Libertadores ante Caracas convirtió un doblete, fue figura y llegó a los ocho goles en los 12 encuentros que jugó con el actual DT en 2020.

Tevez no solo no está en discusión, sino que es el líder de un equipo que pretende ir por más. Muy diferente es la situación de Soldano. Porque contabiliza tan solo un gol (ante Atlético Tucumán) en los 11 compromisos oficiales que Miguel le dio el lugar en el ataque. Sin embargo, ya se trata de una estadística que excede a este ciclo, porque si bien jugó menos con Gustavo Alfaro, para el que no era titular y hasta lo utilizaba en otra posición (más cercana a ser un volante por la derecha), también se encontró con la red rival en una sola ocasión en nueve partidos (frente a Banfield).

Los 60 de Diego. La reconstrucción de cuatro goles de Maradona que nunca viste

Si alguna vez hubo un escudo que lo protegiera fuera de las voces oficiales, fue la sentencia de que su esfuerzo para retroceder e intentar recuperar la pelota le hacía bien al equipo, pero sobre todo a Tevez, que con su compañía sólo hace el desgaste en los metros decisivos. Algo que Russo desestimó: "Yo no digo que Soldano juega para ayudar a Tevez, eh. Lo dicen los periodistas. Si vos hablás con Madelón (ex técnico de Unión que dirigió al atacante), Soldano juega de Soldano. No juega de lo que le pido yo. Es un chico que siempre ha sido generoso en su carrera a su manera. Y Tevez juega de Tevez, como en toda su carrera", advirtió el técnico.

Carlos Tevez, el líder futbolístico del último campeón local del fútbol argentino; lo que se debate ahora es quién debería ser su acompañante en Boca como N° 9
Fuente: Archivo - Crédito: Manuel Cortina

Si bien no confirmó que siguiera como titular ante Lanús, todo parece indicar que Soldano sigue siendo considerado importante. Entonces, en la previa a jugar contra el Granate, Russo está parado en tres posiciones. Por un lado, la paciencia ante el hecho de que no convierta. Por otro, la necesidad de que aquellos jugadores que arrastran pocos minutos tengan la posibilidad de jugar de cara al arranque del torneo local y la disputa de los octavos de final de la Libertadores. Y, por último, como lo hace con Tevez, la intención de continuidad del sunchalense, pero para que empiece a pagar su presencia también con tantos.

Boca. La lesión de Esteban Andrada le abre a Agustín Rossi una puerta impensada en el arco

"Si de pronto pongo a alguno, no quiere decir que me decidí por ese nombre para todos los partidos", avisó el entrenador de 64 años. Entonces, entre aquello y el deseo de que algunos suplentes tengan acción, no sería descabellado ver a Ramón Ábila acompañando al Apache: Wanchope jugó sólo 36 minutos frente a Caracas luego de su desgarro. En cambio, Walter Bou jugó 18 minutos en Paraguay ante Libertad, los 45 finales en Colombia ante Independiente Medellín y 29 frente a los paraguayos en la Bombonera. No tiene a Mauro Zárate, que se desgarró hace más de dos semanas y necesitará actividad en los próximos encuentros previos a cruzarse con Inter, de Porto Alegre.

Franco Soldano convirtió un solo gol desde que Miguel Angel Russo está en Boca, pero el DT sigue confiando en el trabajo colectivo del delantero
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

"No es que le descubrí una situación especial a Franco. Es su naturaleza, Soldano es un chico inteligente. Para ser jugador de Boca se necesita una cabeza especial. No sólo él, todos. Ya hablamos de la falta de goles con él, pero no es el problema", sentenció Russo sobre lo psicológico y dejando entrever que Soldano seguirá entre sus prioridades.

Justamente, el que brindó su parecer en la semana fue Leonardo Madelón. Si bien opinó que su ex dirigido está en un bajo rendimiento y que "hace goles, pero no es goleador", también se sumó a aquellos que valoran su aporte defensivo: "Francia salió campeón del mundo sin que el '9', Olivier Giroud, marque goles. Igual al caso Soldano: salió campeón y por algo está y Russo lo elige para poner en el equipo".

Russo aún no confirmó el equipo que debutará en el ámbito local, aunque ya se percibe la presencia de varios jugadores de recambio para que ganen ritmo. Quizás no sea el turno de Soldano, pero parece que en la cabeza del entrenador sigue estando muy presente de cara a todo lo importante que se avecina para Boca. El dilema del 9 parece estar en los hinchas y en el debate periodístico, pero (por ahora) no en la cabeza del DT.