Mick Schumacher: cómo se forma el círculo íntimo que cuida cada uno de sus pasos

·4  min de lectura
El piloto alemán de Haas F1, Mick Schumacher
Agencia AFP

El piloto alemán Mick Schumacher no es un recién llegado a la Fórmula 1, puesto que es hijo del siete veces campeón del mundo Michael Schumacher, pero creció lejos de los focos, y de su cuidado se encarga un reducido grupo de colaboradores, confidentes y asesores.

Con 22 años recién cumplidos, Mick Schumacher toma en Bahrein la primera salida de un Gran Premio de Fórmula 1. Atrás quedaron los años en su refugio familiar a orillas del lago de Ginebra, en Suiza, del que salió para competir en la Fórmula 3 europea y en Fórmula 2.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El entorno personal de Mick Schumacher está formado por pocas personas, entre ellas las que formaron parte de la carrera de su padre, que todavía se está recuperando de una grave lesión cerebral tras un accidente de esquí a finales de 2013. Desde entonces, el piloto de 52 años está ausente de la escena pública.

Corinna Schumacher, la madre de Mick, tiene 52 años y conoce el mundo de las carreras. Casada con Michael Schumacher desde 1995, ha vivido los éxitos deportivos del campeón del mundo, pero también conoce las preocupaciones y los miedos. Apoyó el deseo de Mick de convertirse en piloto de carreras. Al mismo tiempo, la ex campeona de Europa de hípica dirige el CS Ranch, un impresionante centro de equitación en la que su hija Gina sentó las bases de su camino hacia la cima del mundo de la hípica.

Sabine Kehm, la representante, trabaja para los Schumacher desde finales de 1999 y ha visto crecer a Mick, nacido el 22 de marzo de 1998. Ex periodista de 56 años, representa al padre y al hijo. Kehm acompaña a Mick Schumacher a las carreras, gestiona las solicitudes de entrevistas y lleva a cabo las negociaciones. Pero también ayudó mucho a Corinna y a toda la familia cuando se convirtió en la portavoz de la familia tras el accidente de Michael.

El piloto alemán de Haas F1, Mick Schumacher
ap

Kai Schnapka, el entrenador y fisioterapeuta, cuidó de Michael Schumacher cuando el piloto regresó a la Fórmula 1 entre 2010 y 2012. Nacido en Leipzig hace 42 años, Schnapka se ocupa del estado físico de Mick antes y durante la temporada, y está presente en las carreras, como ahora en Bahréin.

Peter Kaiser, compañero de Michael Schumacher en el mundo de los karts y en los primeros pasos en la Fórmula 1, es uno de los mejores amigos del padre de Mick. Formado como mecánico de coches, fundó junto a Michael el equipo de karting KSM en Kerpen, la ciudad alemana que vio nacer y crecer al heptacampeón mundial de la Fórmula 1. Kaiser también vive en Suiza con su familia desde 2012, así que se trata de un confidente muy cercano. En sus primeros años, Kaiser estuvo casi siempre al lado de Mick Schumacher como consejero.

Por último, Thilo Damm es el abogado y asesor de la familia Schumacher desde 2010. En su día trabajó con Willi Weber, antiguo representante de Michael Schumacher.

DPA

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El regreso de un apellido ilustre

Nueve años después, el apellido Schumacher vuelve a la Fórmula 1: Mick, hijo del siete veces campeón del mundo Michael, tomará el relevo de su padre en la categoría reina en 2021 y “para varios años” con la escudería Haas.

El joven piloto debutó en un monoplaza en 2015 en el campeonato de Alemania de F4, antes de ascender a F3 de Europa en 2017 y de conquistar el título en 2018, tras lo que integró la filial de Ferrari y pasó a F2 en 2019.

Como su padre Michael, Mick Schumacher tendrá a los 22 años su estreno en la Fórmula 1; el heredero del séptuple campeón del mundo logró los títulos de Fórmula 3, Fórmula 2 y a pesar de correr con Haas la mitad del sueldo lo abona Ferrari
HANDOUT

Señales del destino

Michael también tenía su edad cuando sorprendió en Spa-Francorchamps, durante el fin de semana del Gran Premio de Bélgica, en 1991: fueron unos metros de carrera al mando de un Jordan, pero presentó credenciales que provocó el arribo a Benetton a partir del GP siguiente, en Monza.

“Ser comparado con mi padre nunca fue un problema”, lanzó, cuando en 2019 se presentó en la F2. Un año más tarde lograba el campeonato y se aseguraba una butaca en el equipo Haas, que lleva motores Ferrari.

La Scuderia brilló por última vez en todo su esplendor con Michael entre 2000 y 2004 y el plan de la FDA –Ferrari Driver Academy- es verlo progresar a Mick con el objetivo de sentarlo en el futuro en un auto de Maranello.