Los mejores golfistas del mundo se enfrentan al viento en Kiawah

·3  min de lectura

Augusta (Kiawah Island, Carolina del Sur, EEUU), 19 may (EFE).- Entre los golfistas congregados esta semana en el recorrido de Kiawah Island, en la costa de Carolina del Sur, están 99 de los 100 mejores del mundo dispuestos a conquistar el segundo grande del año, el Campeonato de la Asociación de Profesionales de Golf de Estados Unidos (PGA Championship).

Kiawah, sede de la histórica Ryder Cup de 1991, la competición bienal entre Estados Unidos y Europa, en la que el equipo estadounidense consiguió la victoria después de tres derrotas consecutivas, y del Campeonato de la PGA de 2012, en el que el norirlandés Rory McIlroy logró una victoria apabullante, ha recibido a los jugadores con fuertes rachas de viento.

Desde los más veteranos hasta el reciente ganador de la edición de 2020, el estadounidense Collin Morikawa, coinciden en la belleza, la calidad y la dureza del recorrido que el viento puede llegar a alargar más allá de los 7,2 kilómetros (7.800 yardas) previstos para la competición, la mayor distancia de un campo de major hasta la fecha.

Además de la distancia, esta edición del PGA Championship marca un hito por la reanudación de cierta normalidad en los grandes eventos deportivos en Estados Unidos después de la pandemia del coronavirus. El campeonato ha recobrado su fecha habitual de mayo, después del retraso a agosto en 2020, y ha abierto sus puertas a alrededor de una decena de miles de espectadores sin mascarilla.

Todavía no podrán pedir autógrafos ni chocar manos con sus ídolos, como el estadounidense número uno del mundo Dustin Johnson o su compatriota y máximo pegador del momento, Bryson Dechambeau, que parten entre los favoritos esta semana.

En un año de Ryder Cup, frente a los estadounidenses están las bazas de Rory McIlroy, campeón de dos Campeonatos de la PGA, que acaba de recuperar la racha ganadora en el PGA Tour, y el español Jon Rahm, número tres del mundo y aspirante a su primer grande.

Además del flamante ganador del Masters de Augusta, el japonés Hideki Matsuyama, y la gran esperanza del golf mexicano, Abraham Ancer, la mayoría de las apuestas se centran en los que tienen un puesto casi asegurado en la Ryder Cup de septiembre en Wisconsin, como los estadounidenses Xander Schauffele y Justin Thomas, y el noruego Viktor Hovland y el veterano inglés Lee Westwood.

El campeonato de la PGA es el más estadounidense de todos los grandes tanto en términos de personalidad como por su palmarés. En la última década, los golfistas de Estados Unidos han conquistado ocho veces la Copa Wannamaker del PGA, las otras corresponden a las dos hazañas de Rory McIlroy en Kiawah (2012) y Valhalla (2014).

Una victoria de un europeo esta semana en el mismo escenario de la “Batalla a orillas del mar” de 1991 sería un buen augurio para la “Batalla a orillas del lago” Michigan que se disputará en septiembre en Wisconsin bajo la capitanía del estadounidense Steve Stricker y el irlandés Padraig Harrington, que también compiten esta semana en la 103ª edición del Campeonato de la PGA.

(c) Agencia EFE