Los Mets vencen a los Marlins ante más de 8.000 aficionados en el Citi Field

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva York, 8 abr (EFE).- Unos 8.492 aficionados presenciaron este jueves en el Citi Field, de Flushing Meadows, la victoria por 3-2 de los Mets de Nueva York sobre los Marlins de Miami.

El partido inaugural de la temporada de los Mets en su campo sirvió a la vez para exhibir al campocorto puertorriqueño Francisco Lindor.

Después de 557 días de ausencia por la pandemia del coronavirus, los seguidores de los Mets pudieron acceder a las tribunas para ocupar el 20 por ciento del aforo.

En su cumpleaños 29 años, el segunda base Jeff McNeil empató la pizarra al pegar un cuadrangular solitario en la parte baja de la novena entrada.

Luego de que los Mets llenaron las bases con un 'out', el jardinero derecho Michael Conforto pareció mover el protector del codo derecho lo suficientemente cerca de la zona de strike para ser rozado por el lanzamiento en cuenta de 1-2 del cerrador Anthony Bass.

El umpire del plato, Ron Kulpa, a la vez el responsable del grupo de árbitros, concluyó que Conforto fue golpeado por el lanzamiento y el bateador se enfiló a la primera base, mientras el emergente Luis Guillorme anotaba la carrera que dio rienda al festejo de los Mets.

Los jugadores de los Marlins y su manejador, Don Mattingly, disputaron la decisión con Kulpa antes de la revisión y ratificación de la acción.

Según las reglas, si un bateador es alcanzado por un lanzamiento en la zona de strike, el pitcheo debe ser cantado como strike. Se puede emplear la revisión para constatar que un pitcheo golpeó a un bateador, pero si la pelota impactó al bateador dentro o fuera de la zona de strike es una decisión que queda bajo criterio del umpire y no a la revisión de vídeo.

Mattingly señaló que los árbitros le explicaron que la pelota que golpeó a Conforto estaba en la zona de strike no podía ser objeto de una revisión, sólo para determinar que Conforto fue blanco de un pelotazo.

"Después de observar todos los ángulos relevantes, la revisión determinó definitivamente que la pelota golpeó al bateador. Se confirma la decisión, fue un pelotazo", explicó el oficial del supervisor de repeticiones en New York.

Lindor, que firmó un contrato con los Mets por 10 años y 341 millones de dólares la víspera de iniciarse la nueva temporada, se presentó ante los seguidores de los Mets y se fue de 3-1 con anotación y recibió dos bases por bolas.

Su compatriota, el cerrador Edwin Díaz (1-0) se apuntó el triunfo al sacar una entrada sin permitir imparables en su primera actuación de la temporada.

Bass (0-2) ha malogrado sus dos oportunidades de salvamento con los Marlins (1-6) y cargado con la derrota en ambos juegos.

McNeil pegó jonrón al abrir la novena entrada al depositar en las gradas del jardín derecho una pelota en cuenta de 3-1.

(c) Agencia EFE