Messi tiró una pared con el palo y gol: terminó abrazado al alcanzapelotas

Ezequiel Marzana
·1  min de lectura

Si Lionel Messi está feliz, más lo va a estar Barcelona y menos lo estará su rival de turno. En este jueves, ese rival fue el Getafe en el Camp Nou.

A los tres minutos, el Diez y capitán del conjunto azulgrana reventó el travesaño de un remate que sonó en toda la defensa contraria. A los pocos minutos, abrió el marcador para sí gritar su gol.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin embargo, no iba a ser el único suyo en el Camp Nou por LaLiga: pasada la media hora de juego, llegó el 3-1 del Barcelona.

De un cabezazo que lo asistió, Messi le dio de volea al balón de derecha pero con la mala suerte que el palo le devolvió el balón.

 

Sin embargo, con mucho menos ángulo, el delantero argentino le pegó de primera y de zurda para ahora sí festejar su doblete.

¡Y terminó abrazado a un alcanzapelota!