Messi, siempre el líder: asistencia, gol, caño y habilidad en el punto más alto de la selección

LA NACION
lanacion.com

Lionel Messi fue sin duda uno de los puntos más altos del partido entre Argentina y Uruguay. El capitán se destacó en defensa y en ataque. Lideró la gran mayoría de las jugadas en campo rival, y se encargó de las conexiones con sus compañeros. Con un tiro libre certero, asistió a Sergio Agüero para el 1-1, y en un cierre vertiginoso, fue el propio capitán argentino el encargado de marcar desde el punto del penal el 2-2 final. Más allá de su carisma, el 10 argentino dejó Tel Aviv envuelto en una merecida ovación.

Durante el primer tiempo, en una jugada de ataque por el centro de la cancha Messi fue interceptado en dos ocasiones en la misma jugada. En ambas terminó en el suelo, pero lejos de perder de vista la pelota, desde el suelo la recuperó y elaboró dos giros sobre sí mismo para continuar el ataque. Messi buscó espacios y socios, pero recurrentemente se topaba con piernas uruguayas en el camino hacia el área celeste.

El gol de penal significó el tanto número 70 para Messi con la selección argentina, el decimoquinto desde los doce pasos en 138 partidos. Y llegó a las 41 asistencias.

Más allá del cruce verbal con Edinson Cavani, Messi aportó habilidad y personalidad en un duelo con aristas de clásico, bastante picante por momentos. Y en el cierre del partido, anotó desde los doce pasos el 2-2 final . El 10, sin quitarle la mirada a la pelota, midió los pasos y antes de rematar se frenó y definió suave al palo derecho del arquero Martín Campaña, que había ido a buscar al otro lado.

El gol de penal

El centro para el gol de Agüero

Qué leer a continuación