Messi explota a su llegada a Barcelona: "Estoy cansado de ser siempre el problema de todo en el club"

LA NACION
·2  min de lectura

Explotó Lionel Messi. Menos de un día después de la felicidad experimentada por él y sus compañeros de la selección argentina tras haberle ganado a Perú en Lima, llegó a Barcelona y se encontró con una guardia periodística que terminó con su paz interior.

Eric Olhats, ex representante de su compañero Antoine Griezmann, lo había acusado de imponer un "reino del terror" y de tildarlo de "monarca" de Barcelona en declaraciones durante el parón liguero. Consultado por el tema en las puertas del aeropuerto de Barcelona, el capitán argentino reaccionó. "Ya estoy un poco cansado de ser siempre el problema de todo en el club", respondió, con la mascarilla puesta y rodeado de periodistas, mientras trataba de abrirse paso.

También se lo vio un tanto enojado por una situación que vivió en el arribo a Barcelona: "Encima, después de 15 horas de vuelo, me encuentro a los de Hacienda. Es una locura", cerró. Y salió caminando en busca del vehículo en el que volvió a su casa tras su buen paso por la Argentina: la selección, al cabo de las últimas dos fechas de las Eliminatorias, marcha segunda en las posiciones con 10 puntos, dos menos que Brasil.

Messi no hablaba ante medios catalanes desde el 4 de septiembre, fecha en la que comunicó su continuidad en Barcelona.

"La actitud de Messi ha sido deplorable, se lo ha hecho sentir. Siempre he escuchado a Antoine decir que no tenía problemas con Messi, pero nunca al revés. Es el régimen del terror. O estás con él, o estás contra él", había disparado Olhtas a la revista France Football.