El Balón de Oro de 2019 para Messi: una elección injusta

El argentino Lionel Messi, del Barcelona, posa con el trofeo en la ceremonia del Balón de Oro en París (AP Foto/Francois Mori)
El argentino Lionel Messi, del Barcelona, posa con el trofeo en la ceremonia del Balón de Oro en París (AP Foto/Francois Mori)


La polémica en torno a quién gana el Balón de Oro es recurrente, no hay año que no la tenga. Este, como no podía ser de otro modo, no es distinto, pues se la lleva un jugador que él mismo considera que su año ha sido decepcionante.

El propio Messi no firmaría jamás un año como el anterior. Sus números fueron extraordinarios, al nivel de los de pasadas temporada y los que la han convertido, para muchos, en el mejor de la era moderna del fútbol. Solo Cristiano es capaz de estar a su altura en cifras y lo que ganaba cada uno colectivamente era lo que decantaba la balanza en favor de uno y otro en la última década con la única excepción de lo sucedido la pasada temporada.

Como decía, los números de Messi son incontestables pero no le han acompañado los títulos. No al menos los que él realmente quería. Ganó la Liga española siendo el argentino la clave, pero la debacle en Anfield le marcó, pues le dejó un año más, y van cuatro seguidos, sin ganar la Champions. No fue la única decepción, también perdió contra pronóstico la final de Copa ante el Valencia y con su selección tuvo otro batacazo más, pues cayó ante Brasil en semifinales.

Messi, en la gala del Balón de Oro. (REUTERS/Christian Hartmann)
Messi, en la gala del Balón de Oro. (REUTERS/Christian Hartmann)

El gran problema que tiene ese debate sobre quién merece el Balón de Oro es que no queda claro qué es lo que se premia, si las actuaciones individuales únicamente o cómo afectan éstas a los éxitos colectivos. Y esa duda no la acaban de resolver los que votan para el premio, pues en unas ocasiones influye lo primero (como el año que Messi se impuso a Xavi e Iniesta en 2010) y otras lo segundo (tenemos el ejemplo del año pasado con Modric).

Mi opinión al respecto es clara: si ni el propio jugador está satisfecho con su temporada, ¿cómo es posible que sea elegido mejor jugador del mundo el año pasado? Me parece un sinsentido en sí mismo.

Este no es un debate sobre si Messi es el mejor del mundo o no, pues en tal caso es probable que el argentino se lo hubiera llevado año sí, año también. Hablamos de un galardón que premia una globalidad, y es por eso que es más bonito ver premiados a jugadores como Van Dijk, Modric o, en su momento, Cannavaro, a un premio que sería funcionarial con Leo reinando constantemente.

Lo explicó el otro día Jurgen Klopp, probablemente mejor que yo. Les invito a que vean el vídeo y reflexionen.


¿Siguen pensando que Messi es el justo merecedor del Balón de Oro de 2019?

También te puede interesar:

Qué leer a continuación