El otro Gibraltar que España sí terminó recuperando: Menorca

Javier Taeño
·4  min de lectura

Hace más de 300 años que España reivindica la soberanía de Gibraltar a los británicos, pero en este largo periodo de tiempo de tres siglos nunca ha podido recuperar este enclave estratégico que perdió en el siglo XVIII como consecuencia de la lucha por la corona española. 

Sin embargo, hubo otro territorio que corrió la misma suerte que el Peñón, pero que finalmente las autoridades españolas sí que lograron recuperar: se trata de la isla de Menorca.

Menorca fue el otro Gibraltar que España sí que recuperó (Getty Creative).
Menorca fue el otro Gibraltar que España sí que recuperó. (Getty Creative).

Para conocer los orígenes de esta historia hay que viajar al pasado, concretamente al año 1700 cuando el rey Carlos II murió sin descendencia y se abrió la carrera por la sucesión. Durante más de una década, el archiduque Carlos de Austria (apoyado por Reino Unido, el Imperio Austriaco, Holanda o Portugal) se enfrentó con Felipe de Borbón (apoyado por Francia). En España también hubo división entre ambos candidatos y esta disputa dio lugar a la conocida como Guerra de Sucesión española.

Una situación de crispación de la que no se escapó Menorca, que en menos de 100 años pasó por manos españolas, francesas y británicas. Como parte del conflicto, en 1708 la isla fue ocupada por las tropas del Reino Unido. 

El territorio, por entonces muy poco poblado, ocupaba una posición clave en el Mediterráneo, de ahí el ansia por apoderarse de él por parte de los navíos ingleses. Cuatro años antes, también había corrido la misma suerte Gibraltar, un enclave fundamental para controlar el paso del Mediterráneo y un lugar muy codiciado desde siempre por ellos.

El final de la guerra trajo consigo el Tratado de Utrecht en 1713, por el que los británicos aceptaban que Felipe V de Borbón se convirtiera en el nuevo rey español a cambio de una serie de condiciones. La principal de ellas era que tanto Menorca como Gibraltar pasaban a formar parte de la Corona británica. Lo que había empezado como una conquista se legitimaba ahora en un documento.

Sin embargo, la relación entre los británicos y los habitantes de la isla balear fue desde el principio tirante, especialmente con el clero y la aristocracia, debido a que les habían quitado privilegios y habían permitido la edificación de iglesias ortodoxas.

Gibraltar nunca llegó a ser recuperado por España. (Getty Creative).
Gibraltar nunca llegó a ser recuperado por España. (Getty Creative).

El corto dominio francés

A lo largo de todo el siglo fueron numerosos los intentos españoles y franceses de recuperar ambos territorios perdidos. En abril de 1756, los soldados franceses desembarcaron en la isla y tras varios enfrentamientos, finalmente a finales de junio terminaron venciendo a los ocupantes. 

Durante siete años, los galos fueron los que controlaron Menorca, pero en 1763, tras firmarse la paz de París que ponía fin a la Guerra de los Siete Años, devolvían el territorio a Reino Unido.

El estatus de Menorca iba a cambiar nuevamente en menos de dos décadas. Los intentos infructuosos de recuperar Gibraltar hicieron que las autoridades españolas fijaran su vista en la isla, un territorio menos importante para los británicos y a priori más fácil de conquistar. 

En 1781, 12.000 soldados (de los que 3.000 eran franceses) desembarcaron en Mahón y tomaron la ciudad sin resistencia. Sin embargo, 2.600 militares británicos se habían atrincherado en el fuerte de San Felipe. Tras un largo asedio, que duró varios meses, finalmente el 6 de enero de 1782 se produjo el asalto a la fortaleza. 

La rendición definitiva tuvo lugar casi un mes después, el 5 de febrero. Menos suerte correría Gibraltar, cuyo asedio finalizó un año después sin que las tropas españolas pudieran recuperar el territorio.

Pero los británicos no habían dicho todavía la última palabra en la isla y en 1798 una nueva guerra entre británicos y españoles hizo que los primeros desembarcaran nuevamente en el territorio, controlándolo por tercera vez en menos de un siglo.

Desde 1802 España controla Menorca de nuevo (Getty Creative).
Desde 1802 España controla Menorca de nuevo (Getty Creative).

La recuperación definitiva española

Este dominio, sin embargo, fue corto. En 1802, el tratado de paz firmado por Francia (que seguía siendo aliado de España) y Reino Unido en la ciudad de Amiens estipulaba que los españoles recuperaban definitivamente la soberanía de Menorca, mientras que la isla caribeña de Trinidad pasó a estar bajo dominio inglés después de conquistársela a España en 1797. 

Así, entre 1708 y 1802, Menorca estuvo bajo dominio británico (en tres periodos distintos), francés y español. Pese a estos años tan convulsos, el territorio no ha vuelto a cambiar de manos en los dos últimos siglos. 

Algo que no ha ocurrido con Gibraltar. Todos los intentos por recuperarlo fueron infructuosos y su soberanía ha sido reivindicada por los sucesivos gobiernos españoles, siempre sin éxito. Un destino que pudo ser también el de Menorca. 

EN VÍDEO I Centenares de personas se aglomeran por San Juan en Menorca a pesar de haber suspendido las fiestas

Más historias que te pueden interesar: