Medio siglo del "Diablo Mayor"

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 19 (EL UNIVERSAL).- José Saturnino Cardozo Otazú, llegó a México en 1994, para firmar con el Toluca. El Infierno no lo recibió nada bien.

En la campaña 1994-95, simplemente no agarra la pelota. En ocho juegos apenas anotó tres goles. Para la campaña 1995-96, al inicio de la campaña sufrió una fuerte lesión, casi no jugó en ese torneo.

Y Toluca andaba mal, tanto que cambiaba de técnico. Un día, a inicios de 1997, llegó Enrique Meza.

"Recuerdo que estaba sentado con un compañero en el pasto, estaba en rehabilitación y apareció el señor Enrique Meza, se me acercó y me dio la mano, yo ahí tirado, y me dijo: ‘Tú eres José Cardozo ¿verdad?... Ponte bien, recupérate, porque conmigo vas a meter muchos goles, vas a ser figura’, y se fue… Lo primero que pensé fue… Este señor está loco, estoy lesionado, lo que quieren aquí es que me vaya, pero no".

Meza le cumplió la promesa a Cardozo. A partir de ese año pareció que el Diablo lo había poseído, comenzó a anotar goles, comenzó a ganar campeonatos, y se volvió en el extranjero más dominante en los últimos años en la Liga Mexicana.

En 1995, después de una lesión y de diferencias con Rafael Lebrija, José Cardozo, ya convertido en el Diablo Mayor, se fue de México a terminar su carrera en el San Lorenzo de Argentina.