Medidas drásticas por el coronavirus: Euroliga evalúa cancelar el torneo, se piensa en reducir salarios o romper los contratos de su jugadores

LA NACION
lanacion.com

Estadio vacio de Fonteta de San Luis. Valencia Basket

Cada día que pasa es más compleja la situación. Las instituciones ven cómo se desangran sus economías y no pueden encontrar respuestas. El avance del coronavirus y la incertidumbre por no conocer cuándo podría controlarse, empuja a pensar en medidas drásticas para evitar problemas mayores. En la Liga ACB de España, ya comenzaron a trazar estrategias para intentar sufrir lo menos posible, en términos económicos, esta suspensión de actividades. Pero en toda Europa se multiplica la preocupación, por eso es que en Euroliga, la competencia más importante del continente, evalúan cancelar el torneo y en la mayoría de los clubes no descartan reducir los salarios de sus jugadores o romper contratos con los basquetbolista.

Los clubes de la ACB planean un retorno para el 24 de abril, aunque en la intimidad dudan de esa chance. De hecho, las ligas menos fuertes del continente no dudaron ni por un segundo y cancelaron sus competiciones: Lituania, Bélgica, Finlandia, Bosnia, Ucrania, Suecia, Suiza, Eslovaquia e Irlanda. Uno de los lugares en donde todavía no se suspendió la temporada, pero está próximo su anuncio es en Italia, ya que es grande la presión de varios clubes y de los jugadores extranjeros.

Tampoco se resolvió qué pasará en Rusia, ya que CSKA, el actual campeón de Europa, se sigue entrenando y jugando partidos contra el filial. De todas formas, el presidente del equipo, Andrey Vatunin, le dijo a As: "Poner plazos al regreso de la Euroliga ahora sería ilusorio. Esto afectará a los jugadores y los contratos, conocemos nuestras debilidades y tratamos de arreglarlas. Estamos en contacto con los jugadores, pero esta situación del coronavirus puede desembocar en medidas drásticas".

La Euroliga 2019-20, que quedó suspendida el jueves último, estableció un plazo mínimo de retorno para el 11 de abril, sin embargo, nadie que será posible. Según el portal griego SDNA, general manager de uno de los 18 equipos que participan de la Euroliga, envió una carta al resto de clubes en la que pide que se abra la posibilidad de que los equipos puedan congelar los salarios o negociar la ruptura de contratos con los jugadores. Según este planteamiento, los vínculos tendrían validez hasta el 15 de marzo, y así se saldarían económicamente, y en caso de que se retomara la competición se podrían firmar pequeños contratos temporales para cubrir esas nuevas semanas de partidos.

Se presenta compleja la situación, ya que equipos como Olympiacos, Zalgiris y Asvel, dejaron irse a sus jugadores extranjeros y no parece posible que puedan regresar para el 11 de abril. Sin embargo, no se resisten a dejar morir la competencia y todos buscan alternativas para que el Viejo Continente pueda tener su competencia más poderosa detrás de la NBA.

Qué leer a continuación