De medallista olímpico a "capo de la droga": el derrumbe de un nadador australiano

Pablo Lisotto
·4  min de lectura

El ex nadador olímpico australiano Scott Miller fue detenido en las últimas horas, acusado de tráfico de drogas, después de que la policía australiana le incautara metanfetamina valorada en 1,32 millones de euros y lo acusara de dirigir una organización criminal.

Miller, que ahora tiene 45 años, fue detenido en su casa en el suburbio de Rozelle en Sydney. Otro hombre, de 47 años y cuyo nombre no trascendió, fue detenido en la cercana zona de Balmain, después de encontrar en enero metilanfetamina oculta en ocho velas, según un comunicado de la policía.

Según el detective superintendente de la policía John Watson, Miller dirigía una organización criminal. "Otros trabajan bajo sus instrucciones. No se trataba de una operación pequeña. Estaban bien organizados y bien financiados". Los dos hombres supuestamente distribuían drogas desde Sydney con destino al estado regional de Nueva Gales del Sur.

Esperanza australiana

Scott Miller tenía todo para ser una estrella de la natación. Entrenado por Barry Prime, el australiano sorprendió al mundo a los 19 años, durante los Juegos de la Commonwealth realizados en 1994 en Victoria. Allí ganó los 100 metros mariposa y la posta 4x100m estilos.

Apenas un año más tarde fue campeón mundial en los 200m mariposa y su nombre comenzó a aparecer entre los candidatos a destacarse en los Juegos Olímpicos de 1996.

Sin embargo, una primera alarma se activó en su vida personal: mientras competía en el Campeonato Pan Pacific de ese año en Atlanta, fue encarcelado por una noche luego de formar parte de una pelea en la puerta de un club nocturno. Fue absuelto.

Tal como se pronosticaba, las esperanzas australianas de quedarse con el primer oro en Atlanta 96 se elevaron hasta la estratósfera cuando Miller estableció un nuevo récord olímpico en su serie de clasificación de los 100m mariposa (52,89 segundos). Sin embargo, el ruso Denis Pankratov sorprendió con su técnica, ganó el oro con récord mundial y dejó a Miller con la medalla plateada. Lejos de entristecerse, Scott fue por más: junto a sus compañeros de equipo Michael Klim, Steven Dewick y Phil Rogers se colgaron el bronce en la prueba del 4x100 estilos.

El derrumbe

Pero todo fue demasiado efímero. La expectativa de que Miller hiciera una gran carrera se derrumbó apenas se apagó el pebetero en Atlanta. Al año siguiente fue despedido del Instituto Australiano de Deportes por reiteradas faltar a las sesiones de entrenamiento del equipo de natación, del que terminó siendo marginado como consecuencia de aquello y de una lesión.

Solo 16 meses después de ser noticia por colgarse dos medallas olímpicas, el joven de 22 años volvió a aparecer en los diarios, pero por una nota alejada del deporte. Su control antidoping dio positivo de marihuana y por esa razón fue suspendido por la Federación Internacional de Natación (FINA). Cuando pudo volver, ya no era el mismo. Lejos de sus tiempos, quedó marginado de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

Su nombre dejó de aparecer en las noticias de natación para hacerse frecuente en las páginas de la sección Policiales. En abril de 2008 fue detenido por la policía australiana luego de que se le confiscaran drogas y dinero en efectivo en una redada en un depósito ubicado en Brookvale, Nueva Gales del Sur, en las playas del norte de Sydney. Allí también confiscaron gas pimienta, esteroides, un revólver cargado, tabletas de éxtasis, metanfetamina en polvo y 240.000 dólares en efectivo.

Como consecuencia de aquello, fue acusado de posesión de sustancias prohibidas y posesión de armas de fuego. Fue puesto en libertad bajo fianza y se declaró culpable. Fue sentenciado a 100 horas de trabajo comunitario y una fianza por buen comportamiento de dos años.

Las noticias negativas continuaron. El 18 de junio de 2013, Miller fue arrestado por segunda vez después de que un allanamiento policial en una propiedad suya descubriera metanfetamina y 17.000 dólares en efectivo. Entonces se le impuso una pena de prisión de un año en suspenso. Menos de ocho años después, este martes Miller fue otra vez arrestado.

Los dos detenidos fueron trasladados a una comisaría tras la redada policial de este martes por la mañana, y se espera que sean acusados en breve. Hasta ahora no hicieron ningún comentario público sobre los últimos acontecimientos.

A principios de este año, los detectives de Nueva Gales del Sur iniciaron una investigación sobre un presunto sindicato criminal implicado en el suministro de drogas en todo el estado australiano, según informa el periódico Sydney Morning Herald.

Vídeo | Destroza la canasta con un mate y casi termina en desgracia