La viciosa frustración de Maverick Viñales

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
HOHENSTEIN-ERNSTTHAL, GERMANY - JUNE 18: Maverick Viñales of Spain and Monster Energy Yamaha MotoGP starts his session during the MotoGP Liqui Moly Motorrad Grand Prix Deutschland at Sachsenring Circuit on June 18, 2021 in Hohenstein-Ernstthal, Germany. (Photo by Steve Wobser/Getty Images)
Viñales firmó el peor fin de semana en el GP de Alemania desde que llegó a MotoGP (Photo by Steve Wobser/Getty Images)

Maverick Viñales es uno de los pilotos con más talento de la actual parrilla de MotoGP. De eso no cabe duda. No obstante, desde que aterrizó en Yamaha a mitad de año cae en una especie de espiral de frustración que lo va consumiendo carrera a carrera y la falta de resultados le acaba desquiciando tanto que su mente ya parece estar en otro lado. Da la sensación de que su vida en el paddock se basa en un sufrimiento constante y en el pasado Gran Premio de Alemania fue muy evidente.

En la pasada carrera, en el corralito ante la prensa, Viñales dijo a los micrófonos de DAZN: “Una vergüenza, de milagro no he entrado en boxes porque estaba siendo una vergüenza”. El fin de semana fue un calvario ya que quedo penúltimo en la clasificación del sábado y último en la carrera del domingo. Era normal estar cabreado, ¿quién no lo estaría?, pero sí que es verdad que esta vez alcanzo un nivel nunca visto. El nivel de resignación de Maverick superó límites nunca visto. Daba a entender que no tenía ni una sola motivación para seguir corriendo. Duele mucho ver un piloto de su calibre sufrir tanto. No está donde se merece y él también tiene parte de culpa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Esta frustración no es nada nueva. Cuando llegó a MotoGP de la mano de Suzuki lo hizo fenomenal ganando la primera carrera de la marca japonesa después de su regreso. Sus grandes actuaciones lo hicieron fichar por Yamaha, sustituyendo a nada más y nada menos que a Jorge Lorenzo. Yamaha fichaba al ‘Anti-Márquez’. Empezó de forma prometedora ganando 3 de sus 5 primeras carreras. La cosa prometía, pero de nuevo, una vez se adentraba en el campeonato empezaron los problemas y la incredulidad de Viñales se transformaba en frustración. Y, otra vez, el campeonato fuera del alcance mucho antes de lo que debía.

Es cierto también que Yamaha puso mucho de su parte para alimentar este ‘quiero y no puedo’. En 2018 y 2019, la marca de Iwata no cumplió con sus objetivos y la moto no era competitiva. Ganar tres carreras en dos años es un bagaje muy pobre y esto gastó mucho la paciencia de ‘Mack’. Ahora bien, ahora la excusa de Yamaha ya no le vale. Fabio Quartararo desde que llegó el inicio de la temporada pasada ha ganado ya seis carreras; tres el pasado mundial y tres en lo que llevamos de este. ¿Con qué se defiende el español? El set-up está hecho por Quartararo y él no se siente cómodo con él. Esto no lo desdice nadie porque no hay dudas de que es así. Pero es así porque el año pasado, el que fue la punta de lanza del equipo, fue el debutante francés mientras que Viñales solo consiguió un triunfo y, como es habitual cuando las cosas no funcionan, cayó en una ofuscación, que le dejó muy tocado para mantener la motivación necesaria por ganar.

Como hemos comentado, Viñales tiene un talento especial y un carácter muy fuerte. Un carácter que ya en 2012, con tan solo 17 años, provocó terremotos cuando era el claro favorito y se quedó sin título. Este carácter complicado no lo ha perdido y el problema que tiene ahora es que Yamaha puede prescindir de él porque ha encontrado a otro piloto que es igual de capaz de él. “No me quiero equivocar otra vez”, exclamó el catalán en una entrevista con Ernest Riveras. Blanco y en botella. Ni Viñales está cómodo en Yamaha ni en Yamaha saben qué hacer con él. Sin ir muy atrás, hace un par de carreras le cambiaron todo el equipo técnico y, en la versión oficial, el piloto de Roses no tuvo nada que ver con la decisión. Extraño cuanto menos. Ojalá Viñales consiga poner las cosas en su sitio, ya sea en Yamaha o en otro lado, pero el campeonato tendría mucha más emoción con un piloto como él dando guerra en las posiciones cabeceras. Donde realmente debe estar.

Otras historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.