Mauro Zárate se va de Boca: se peleó con Miguel Ángel Russo porque se cansó de ser suplente y pegó el portazo antes de tiempo

·3  min de lectura
Mauro Zàrate controla el balón ante la atenta marca de Enzo Perez.
Mauro Alfieri

Hay final de ciclo en Boca. El primero de varios que se concretarán en las próximas semanas. Es el de Mauro Zárate, que anticipadamente se despidió del plantel y pegó el portazo, disconforme por la escasa participación que tuvo a lo largo del ciclo. Un paso por el club que prometía más, pero terminó con un final con más pena que gloria.

Agüero: el homenaje de 10.000 hinchas al Kun en Manchester City, el pasillo de los rivales y sus dos golazos ante Everton

Durante la mañana de ayer sábado, el delantero tuvo una charla con el cuerpo técnico tras no haber sido convocado en el superclásico con River del domingo pasado y luego no haber jugado ni un minuto frente a Barcelona, de Ecuador, en la igualdad por la Copa Libertadores. Molesto por no ser tenido en cuenta y la falta de oportunidades, incluso, cuando muchas veces ocupó un lugar entre los suplentes, Zárate se lo hizo saber a Miguel Ángel Russo. Y en base a lo charlado –el diálogo fue acalorado, con tonos elevados-, este domingo por la mañana tomó la abrupta decisión de decir adiós cuando al semestre aún no tiene punto final.

Mauro Zarate - Entrenamiento de Boca Juniors - Centro de Entrenamiento de Boca Juniors de Ezeiza - 31 de enero de 2020 -
javier garcia martino


Mauro Zarate nunca terminó de encontrar su lugar en Boca (javier garcia martino/)

El Consejo de Fútbol, liderado por Juan Román Riquelme, había acordado (por pedido del propio entrenador) la renovación en julio pasado. El equipo de ex jugadores no estaba demasiado conforme con la decisión, lo creían prescindible. Tampoco había caído bien la exigencia del ex hombre de Vélez de tener en su nuevo contrato la misma cláusula que sí se le había permitido a un ídolo como Carlos Tevez: una cláusula de salida unilateral para diciembre de 2020, pero sí se le permitió que fuera incluida una para junio de este año. La misma es la que el atacante, de 34 años, ejecutará. Aunque sin querer saber nada más con su poca participación en el primer equipo, prefirió anticiparse con la despedida.

Lautaro Martínez hizo su gol 37 en su partido 100 con Inter por la Serie A y festejó el scudetto, pero Conte casi lo saca en el primer tiempo

Lo dicho: la buena relación que lo unía con Russo, el técnico que lo dirigió en el club de Liniers y donde fueron campeones en 2005, no terminó siendo la mejor, pese a que fue el DT el que exigió que siguiera en el club. Zárate se veía venir que, al igual que los partidos anteriores a la pandemia, seguiría no siendo muy tenido en cuenta, pero también es real que cuando debió saltar al campo no estuvo a la altura: entre lesiones (mayormente musculares) y un bajo rendimiento, nunca aprovechó las oportunidades.

Miguel Angel Russo no tuvo a Zárate en cuenta en los últimos dos partidos ante River y Barcelona y eso detonó el fastidio final del delantero
Mauro Alfieri / POOL ARGRA


Miguel Angel Russo no tuvo a Zárate en cuenta en los últimos dos partidos ante River y Barcelona y eso detonó el fastidio final del delantero (Mauro Alfieri / POOL ARGRA/)

De los 53 encuentros que tuvo el ciclo, apenas participó en 22, pero siendo titular nada más que en 14. Un contraste muy grande si se tiene en cuenta la importancia que le dio, sobre todo, Gustavo Alfaro en 2019. Con la camiseta azul y oro contabilizó 85 encuentros oficiales disputados (56 desde el inicio), marcó 21 goles, de los cuales sólo 4 fueron con Russo como entrenador, y ganó tres títulos: la Supercopa 2019, la Superliga 2019/2020 y la Copa Diego Maradona 2020.

Claro que no cae bien ni en Russo ni en el Consejo porque una noticia así, a tres días de jugarse la clasificación a los octavos de final de la Libertadores (debe vencer a The Strongest), genera un revuelo importante dentro y fuera. Eso sí: el Consejo no cambió su punto de vista y, al fin y al cabo, se saca de encima a un salario de los pesados.

La intención primordial del futbolista pasaría por irse al exterior: lo que sí es concreto es que se despide de una institución en la que su figura, jerarquía y experiencia, no pesó más que en algunos momentos.