Mauricio Ochmann y la paz de llegar a los 42 años, tras una dura vida de adopción y adicciones

José RiveroContributor
Foto: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images
Foto: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images

Con el reality show 'De viaje con los Derbez' quedó expuesta la excelente etapa de vida que está viviendo Mauricio Ochmann como esposo y padre. Pero su biografía no siempre fue de color de rosa, y ahora que cumplió 42 años, el actor expuso con sus seguidores que hubo una época en la que se quiso morir.

Así lo escribió tras la celebración de su cumpleaños, pues en su cuenta de Instagram compartió una reflexión para agradecer a la vida, pero también a sí mismo por haber llegado a los 42 años, "venciendo y superando cada etapa difícil o complicada en mi vida, tanto exterior como interior".

"Durante muchos años viví con una sensación de quererme morir, de no pertenecer y desde hace ya más de 13 años hasta el día de hoy la verdad es que la sensación que me embriaga es de vivir, de no perderme de todo lo que quiero hacer, de disfrutar el hoy y de convertirme día tras día en mi mejor versión. Te amo Mau y amo tu fuerza interior. P.D. ¡Gracias a los seres que han estado conmigo en cada proceso! Les amo y les agradezco profundamente", manifestó.

Y es que cumplir 42 años debe sentirse como un gran logro para el actor después de años de situaciones que lo pusieron a prueba. Nació en Washington D.C., pero fue adoptado por una pareja de mexicanos, quienes al poco tiempo se divorciaron, por lo que con su madre adoptiva viajó a Querétaro; creció entre esa ciudad y Celaya, Guanajuato, y fue criado también por el nuevo esposo de su madre, un hombre de origen alemán de quien tomó el apellido Ochmann.

Actualmente no tiene contacto con su madre adoptiva. "La gente que está con amor, con respeto, con honestidad, es bienvenida en mi vida, y eso fue algo que dejé muy en claro. Son valores esenciales para mí, para mis relaciones", aseguró.

Te puede interesar: Aislinn Derbez y Mauricio Ochmann se sinceraron sobre grabar 'De viaje con los Derbez'

Mantiene relación con su primer padre biológico, aunque con el tiempo se dio cuenta de que atravesó por una búsqueda desde niño. “Encontré que yo soy mi propia madre, mi propio padre y mi adulto responsable"contó en una entrevista de 2017.

En esa misma plática, resolvió: "No importa si eres adoptado, si eres biológico. Ahora que soy papá, nuestra responsabilidad es darle amor y respeto a nuestros hijos".

Mauricio intentó tener contacto con su madre biológica a los 17 años, pero en medio de un largo proceso, se encontró con el dato de que ella nunca hizo algo para hallarlo. "Si ella no me buscó durante todos estos años, mejor ahí lo dejo y acepto lo que a mí me tocó vivir y trabajo con ello", contó.

En medio de las situaciones que vivía, desde que tenía nueve años conoció el alcohol como un método de fugarse de los conflictos, aunque en la adolescencia el problema comenzó a crecer. "Empieza a no ser suficiente y empiezas a buscar otras cosas. Estaba en la inconsciencia, en el adormecimiento total y en esta búsqueda constante de la muerte, de no pertenecer, y de un proceso autodestructivo. Cuando casi lo logro, levanté la mano y pedí ayuda", contó a Pati Chapoy en 2015.

Mauricio ya estaba casado y tenía a su hija Lorenza en etapa preescolar, quien lo impulsó a cambiar su vida de excesos. Se internó en un centro de rehabilitación durante un mes para desintoxicarse y comenzar a trabajar en su cuerpo y mente.

"Es un cambio completo de vida, de hábitos, de manera de vivir. Los inicios siempre son complicados porque estás acostumbrado físicamente, emocionalmente, entonces cambiar toda esa estructura cuesta trabajo, y después es mantenimiento constante", dijo en entrevista para 'Ventaneando'.

Sus amigos también lo apoyaron, incluido el actor Odín Dupeyrón, a quien considera como su hermano por elección y con quien presentó la puesta ‘22:22’. A la fecha, Mauricio solo se arrepiente de no haber pedido ayuda antes... "Me pude haber ahorrado mucho sufrimiento y mucho dolor".

La actuación llegó pronto a su vida. Desde los cinco años descubrió, con obras escolares, que lo suyo era ser actor y a los 16 años, durante sus estudios de bachillerato, ya trabajaba con Héctor Suárez.

Estudió en Los Ángeles California y trabajaba como mesero para pagar sus gastos, y en 1998 fue elegido para participar en la telenovela 'Azul tequila' en TV Azteca. Trabajó también en Hollywood, pero la televisión mexicana lo eligió como uno de los nuevos galanes, en telenovelas como 'Mirada de mujer, el regreso' y 'Como en el cine'.

Ha trabajado en Colombia, México y Estados Unidos, en telenovelas y series como 'Victoria' y 'El Chema', donde interpretaba a un narcotraficante, temática en la que prefirió dejar de involucrarse tras darse cuenta de que ese tipo de contenido tenía alcance con niños.

"Si los padres no son lo suficientemente responsables para no sentarse a ver este tipo de programas como si fueran para toda la familia, en mí debía existir esa responsabilidad como artista más allá de la fama o el dinero", explicó en su momento.

Qué leer a continuación