Masters de Londres: Thiem venció a Djokovic y avanzó a las semifinales; solo un lugar para el serbio y Federer

LA NACION
lanacion.com

El mejor partido de la Copa de Maestros. Uno de los encuentros más valiosos de la temporada completa. Dominic Thiem y Novak Djokovic construyeron un espectáculo fabuloso en el O2 Arena londinense. El austríaco de revés de una mano dio un golpe sobre la mesa al vencer al serbio por 6-7 (5-7), 6-3 y 7-6 (7-5), en 2h47m, por la segunda jornada del Grupo Bjorn Borg, en el Masters. Así, el número 5, de 26 años, se clasificó por primera vez para las semifinales y obligó al balcánico y a Roger Federer a definir, mano a mano, el segundo lugar en el duelo que este jueves cerrará la zona.

Djokovic, el actual número 2 de ATP, llegó 3-0 en el historial sobre superficie dura ante Thiem antes del match. Y, si bien ganó el primer set en el tie-break, lució en muy buena forma, con claridad. Pero Thiem, que halló en el vínculo con el chileno Nicolás Massú un verdadero cambio de actitud y estrategia, jugó con madurez, soltura y agresividad. Dañó al rival cada vez que martilló (ostentó 50 tiros ganadores). Djokovic, uno de los mejores defensores del tour, fue perdiendo reacción y estabilidad a medida que avanzó el match. Claro que Nole es un gran campeón y no suele frustrarse hasta último momento, pero se encontró con un rival en llamas. En el tercer set, Thiem le rompió el servicio al serbio en el undécimo game, sacó 6-5 para ganar el match, pero Djokovic le respondió de la misma manera y llegaron al tie-break. Nole se adelantó 4-1, pero Thiem lo dio vuelta, se puso 5-4, tuvo un match point con su saque que no pudo aprovechar, pero sí lo hizo en el segundo punto de partido, con el servicio de Djokovic. "Fue realmente uno de estos partidos especiales, para lo que he practicado toda mi vida, toda mi infancia. Realmente fue épico en una atmósfera increíble, superando a una leyenda de nuestro juego. Regresar de un 1-4 fue un poco de suerte, pero fue un partido increíble y que nunca olvidaré. Novak es el mejor jugador del mundo y tuve que hacer algo especial", celebró Thiem, doble campeón del ATP de Buenos Aires (2016 y 2018).

Antes del partido entre Thiem y Djokovic, se presentó Federer, que no tenía margen de error. Después de perder en su presentación, el domingo, ante el austríaco, el suizo era consciente de que un nuevo traspié lo dejaría afuera de las semifinales del Masters, algo que solo le ocurrió en una de las 16 oportunidades que jugó el certamen que reúne a los mejores ocho del año. El máximo campeón de trofeos de Grand Slam (con 20) asumió la responsabilidad y, sin brillar, derrotó al italiano Matteo Berrettini, número 8, por 7-6 (7-2) y 6-3. "No había razón para estar demasiado deprimido [después de perder contra Thiem]. Vinimos aquí para jugar tres partidos y dar todo lo que tenemos. Tuve un día libre antes de jugar frente a Berrettini y hay muchas maneras de olvidarme de esa derrota. Salir con mis hijos, por ejemplo. Estaba listo", comentó Federer.

Claro que el próximo desafío será todavía mayor. Federer y Djokovic volverán a enfrentarse luego de la final de Wimbledon, en julio pasado, cuando el suizo contó con dos match points y sin embargo se coronó el balcánico. "Me gusta volver a jugar otra vez contra él y quizás sea la oportunidad de una revancha", dijo Federer, seis veces campeón del torneo de maestros. Si Nole, con cinco títulos en el Masters, pierde, Nadal se asegurará terminar el año en lo más alto del ranking.

Hoy, Nadal vs. Medvedev

Se jugarán hoy los dos partidos del Grupo André Agassi, con Nadal (a las 11 de la Argentina; por ESPN) obligado a vencer al ruso Daniil Medvedev para seguir en la lucha por las semifinales, mientras que el ganador del otro duelo, entre el alemán Alexander Zverev y el griego Stefanos Tsitsipas (a las 17), tendrá la clasificación asegurada.

Qué leer a continuación