Masters de Londres: Novak Djokovic, la figura que faltaba, clasificado a las semifinales

LA NACION
·3  min de lectura

LONDRES (AFP).- En un duelo a todo o nada, el número 1 mundial Novak Djokovic se clasificó para las semifinales del Masters de Londres al batir al alemán Alexander Zverev (7º) por 6-3 y 7-6 (7/4).

Djokovic, que busca su sexto título de maestro, con el que igualaría el récord de Roger Federer, jugará este sábado en semifinales con el austriaco Dominic Thiem (3º), finalista el año pasado y ganador del otro grupo de la competición. En el otro duelo, el número dos del mundo, el español Rafael Nadal, luchará contra el ruso Daniil Medvedev para alcanzar la final.

"Fui capaz de servir bien en los puntos importantes y, al contrario del partido anterior, encontré soluciones", señaló el serbio, que finalizará el año como N° 1 por sexta vez, récord que comparte con Pete Sampras.

En la otra semifinal, Rafael Nadal (2º) continuará la búsqueda de su primer Masters frente al ruso Daniil Medvedev (4º), que cerrará la fase de grupos este viernes frente al argentino Diego Schwartzman (N.9), en un duelo en el que no se juegan nada.

Este viernes en el O2 Arena de Londres, Djokovic, que venía de caer ante Medvedev, salió con las pilas puestas y rompió de entrada el saque de Zverev para situarse 3-0, una ventaja que ya no desaprovechó en la primera manga ante el tenista que le batió en final de la misma competición en 2018.

Thiem en 24 horas

El ganador de 17 Grand Slams sufrió más en el segundo set, con un Zverev agresivo y acertado con el servicio -79% de primeros sets y 9 aces en este set-, concediendo únicamente dos chances de break, que salvó en el quinto juego. Sobre todo fue capaz de no perder puntos con el segundo saque en todo el set, lo que frente a un devolvedor de la calidad de Djokovic es toda una hazaña.

Su destino se jugó en el tie-break, un ejercicio en el que Djokovic no suele fallar. No ha perdido ni uno esta temporada y tampoco lo hizo este viernes. El serbio fue capaz de terminar en dos sets, algo importante porque solo tendrá 24 horas para recuperarse antes de jugar frente a Thiem, que tendrá el doble de descanso.

"Antes jugaba su mejor tenis en tierra batida, pero siendo uno de los más trabajadores del circuito, Dominic ha encontrado la clave en las otras superficies", señaló sobre su próximo rival.

"Ganó su primer Grand Slam en pista rápida este año en Nueva York. Jugué con él aquí el año pasado -derrota 7/6 en el tercer set-. Será un partido muy duro, podemos hacer otro gran duelo, aunque espero que con un resultado diferente", añadió.