El Masters de Londres levanta el telón: récords, dinero, muchos puntos para el ranking, prestigio y con dos argentinos como protagonistas

Sebastián Torok
·6  min de lectura

Diego Schwartzman sólo tenía 13 años en 2005. Ya jugaba al tenis, claro; hacía sus primeros viajes, con un montón de limitaciones económicas y diagnósticos médicos poco alentadores vinculados a su estatura. Horacio Zeballos, en 2005, tenía 20 años y hacía sólo dos temporadas que era tenista profesional; recorría la región y algunas ciudades de Europa jugando Futures. Probablemente, ni el porteño ni el marplatense soñarían, por entonces, que quince años después estarían debutando en una Copa de Maestros de la ATP. Aquella de 2005 fue la última temporada en la que el tenis argentino tuvo, al menos, dos representantes, cuando en Shanghai compitieron David Nalbandian (fue el campeón), Gastón Gaudio, Guillermo Coria y Mariano Puerta. Pero, desde este domingo, se reescribirá la historia. El Peque y Cebolla serán parte del exclusivo torneo que reúne a los ocho mejores, en singles y dobles. El O2 Arena de Londres, la casa del Masters desde 2009, se despide (desde 2021 el escenario será el Olí Pala Alpitour de Turín, Italia) y lo hace con una última edición en la que habrá mucho en juego: récords, dinero, puntos. Orgullo. Prestigio.

Nadia Podoroska perdió en Austria, cerró un año de ensueño y ya piensa en cómo mejorar en 2021

"Llegar al torneo sabiendo que ya me aseguré el número 1 al final del año libera un poco la presión", comenta Novak Djokovic, el mejor del mundo, el máximo candidato al título. El serbio conquistó el ATP Finals cinco veces, una menos que Roger Federer (el gran ausente). "Mi cuerpo está en unas condiciones óptimas para seguir adelante, ese es el motivo único por el que elegí jugar en París-Bercy y aquí", apunta Rafael Nadal, que hace un mes, tras ganar Roland Garros por decimotercera vez, había puesto en duda su participación en esos dos torneos bajo techo de este inusual 2020. El certamen de maestros es el único trofeo grande que no luce en las vitrinas del español: el cuerpo desgastado al final del año y las condiciones menos favorables para su juego (indoor; superficie dura) fueron condicionamientos durante su carrera (de las quince veces que se clasificó, se retiró en seis). Nole (1°) es el líder del primer grupo, el Tokio 1970 (en homenaje a la primera edición del Masters), que tiene a Daniil Medvedev (4°), a Alex Zverev (7°) y al Peque (rival de Novak este lunes, desde las 11 de la Argentina; transmite ESPN). Diego está 0-7 ante número 1 del ranking.

Rafa (2°), en tanto, encabeza la zona Londres 2020, que tiene a Dominic Thiem (3°), Stefanos Tsitsipas (6°; campeón defensor) y Andrey Rublev (8°, debutante en el torneo y con cinco títulos en 2020). Este grupo será el que arrancará la competencia este domingo: Thiem vs. Tsitsipas, desde las 11 de la Argentina (tres horas más en Londres), y Nadal vs. Rublev, a las 17. Djokovic, de 33 años, y Nadal, de 34, aspiran a convertirse en el campeón del ATP Finals de mayor edad en la historia del torneo. Federer también tiene ese récord: en 2011, ganó su sexto título de maestro con 30 años y tres meses.

El jugador más joven en competir en el Masters fue Aaron Krickstein (EE.UU.), en 1984, en Nueva York, con 17 años y 5 meses. El más veterano: Roger Federer en Londres 2019, con 38 años y 3 meses.

"En el primer partido siempre hay nervios, sea en un torneo que conocés o no, como este. La mayoría de los que están en Londres corre con la ventaja de haber jugado acá. Para mí son sensaciones nuevas, pero lo lindo del deporte también es convivir con los nervios", explicó Schwartzman, a quien le tocaron los tres rivales que no prefería. Tiene un historial en contra con dos de los tres que se medirá (0-5 frente a Djokovic y 0-4 ante Medvedev; 2-2 con Zverev), pero más allá de los registros, es el estilo de juego del ruso y del alemán lo que irrita al argentino (la categoría del serbio frustra a todo el circuito, obviamente).

Primer singlista nacional en el Masters en siete temporadas (Juan Martín del Potro, en 2013, era el último), Diego está en Londres para competir con dientes apretados, pero también para disfrutar del premio tras un año en el que quebró obstáculos, venciendo por primera vez a Nadal (en Roma), alcanzando su primera final de Masters 1000 (en el Foro Itálico), jugando su primera semifinal de Grand Slam (en París) y llegando al Top Ten (fue 8°; ahora es 9°). Su récord en canchas bajo techo es de 27 victorias-21 derrotas, 56.3% de efectividad.

Diego no jugó en esta cancha, pero no tiene ninguna presión para hacerlo bien. Esta es la mejor temporada de su vida. Es un feroz competidor, sólido desde ambos lados y uno de los más rápidos del tourNovak Djokovic

"Es un privilegio estar en el Masters. Hay algo en el aire que te hace sentir especial. La ATP te da los gustos que están al alcance de sus manos, más allá de que es un año especial por la pandemia. Veo fotos de años anteriores con la cancha repleta y me acuerdo de algunas actividades que hacían, como llevar a los jugadores de traje al subte. Se lo ve a cada jugador más contento de lo usual. Esto es un orgullo", le comenta Zeballos a LA NACION. El zurdo de 35 años, número 3 del ranking de dobles, competirá en Londres con el español Marcel Granollers, con quien tuvo química desde el primer torneo, cuando ganaron el Masters 1000 canadiense de 2019."Es muy lindo estar compartiendo esta experiencia con el Peque y su equipo, tenemos buena onda. Ojalá que pueda ver todos sus partidos", amplía el jugador entrenado por Alejandro Lombardo.

Granollers (11°), campeón del ATP Finals 2012 con su compatriota Marc López, y Zeballos, el primer argentino en competir en dobles en el Masters desde 2004, cuando lo hicieron Gastón Etlis y Martín Rodríguez, integrarán el grupo Bob Bryan [NdR: para designar los nombres de las zonas, la ATP homenajeó a los estadounidenses Mike y Bob, la pareja más exitosa de la historia, que se retiraron en agosto] junto con Mate Pavic (4°) y Bruno Soares (6°), campeones del US Open; Jurgen Melzer (29°) y Edouard Roger-Vasselin (17°); y John Peers (26°) y Michael Venus (9°). Estos últimos serán los primeros rivales de Zeballos/Granollers: el lunes, a las 9 de nuestro país. Rajeev Ram y Joe Salisbury (campeones de Australia), y Kevin Krawietz y Andreas Mies (ganadores de Roland Garros) están en el grupo Mike Bryan.

Sin público por el Covid-19. En medio de un riguroso protocolo sanitario para los jugadores y sus pocos acompañantes (todos alojados en un mismo hotel convertido en burbuja, a apenas 200 metros del O2 Arena). Con un prize money total menor al de 2019: de US$ 5.700.000 (si el singlista gana el título invicto se llevará US$ 1.564.000) y una valiosa cantidad de puntos para el ranking (200 por triunfo en el Round Robin; 400 por la final; 500 por el título; y 1500 por la consagración invicta), el Masters levanta el telón. Es un evento para pocos. Schwartzman y Zeballos son grandes privilegiados.