Masters de Augusta. Dustin Johnson: en piloto automático para reivindicarse y llevarse su primer saco verde

Gastón Saiz
·5  min de lectura

En su currículum de torneos grandes figura que apenas ganó el US Open 2016, pero hace rato que Dustin Johnson merece agregar majors a su foja profesional. Aquel único triunfo en Oakmont Club le queda corto; no se condice con su impresionante carrera, que se agigantó sobre todo este último año, coronado con la obtención de la FedEx Cup. Parece que llegó el momento de reivindicarse: el Nº 1 del mundo está haciendo todos los deberes para alimentar ese palmarés y quedar más a la altura de su jerarquía. Los 65 golpes (-7) de la tercera vuelta y un total de 200 (-16) lo colocan en una inmejorable posición para adjudicarse el Masters, que se definirá este domingo con sus matices dorados del otoño y sin público.

La salida final será desde las 11.29 de nuestro país y la integrarán Dustin Johnson, Abraham Ancer y Sungaje Im; televisará en vivo ESPN y ESPN Play desde las 12

Si algo se le puede cuestionar a DJ es sus problemas para cerrar los majors. Insinuó la victoria en varios de ellos pero tuvo que conformarse con acumular segundos puestos en el British Open (2011), Masters (2019) y PGA Championship (2019, 2020). Además, con el Masters tiene una historia aparte, ya que en la realización de 2017 se dio de baja a último momento tras caerse de una escalera y sufrir una lesión en la espalda. En realidad, el episodio que vivió en aquella casa alquilada de Augusta nunca quedó del todo aclarado, pero en aquel entonces partía como máximo favorito.

Igual, el supuesto tropezón ya es pasado: en este Masters de condiciones de juego muy favorables, el bombardero oriundo de Columbia le lleva cuatro golpes de ventaja a tres jugadores que, en los papeles, no intimidan para los momentos decisivos: el surcoreano Sungjae Im, el mexicano Abraham Ancer y el australiano Cameron Smith. El más cercano del leaderboard que aparece como una verdadera amenaza es Justin Thomas (-10), aunque el nativo de Kentucky terminó con una mueca de disgusto por un bogey en el 18.

El sábado empezó a augurarle sonrisas a Johnson con el águila en el hoyo 2. Y después, todo siguió a la perfección: birdies en los hoyos 3, 4, 7, 13 y 15, un ritmo impresionante para una vuelta que llevó adelante en piloto automático. Su único tramo de zozobra fue el mal segundo tiro en el hoyo 18, cuando dejó la pelota en una loma fuera del green, desde donde salvó el par con el putter. Quizás, esa recuperación significó la prueba final en su intención de acaparar por completo la jornada final, aunque un viejo dicho indica que "el Masters empieza en los últimos nueve hoyos del domingo".

A Johnson nada lo intimida, ni siquiera el contagio de covid-19 que se le detectó en Las Vegas el 11 de octubre y que lo dejó confinado por 11 días en un hotel. "El mayor movimiento que hice fue ir a la ducha", confesó entonces, cuando tuvo que descartarse de un certamen y, al mismo tiempo, interrumpir ajustes para Augusta. Restablecido y lúcido como nunca para domar el campo par 72, el ganador de 23 títulos en el PGA Tour se despegó rápidamente de sus contendientes. Sucedió que, tras completarse temprano la segunda vuelta, venía empatado en -9 con Ancer, Thomas, Smith y Jon Rahm, aunque ese comienzo inspirado le permitió convertir la tercera vuelta en un unipersonal de talento y precisión.

Entre los gigantes, solo hay uno despierto. Es el norirlandés Rory McIlroy, decidido a conseguir el major que le falta y que firmó 67 golpes (-5). Sin embargo, carga con el peso de un muy mal jueves de 75 (+3) y se ubica a 8 golpes de la vanguardia, en la misma línea que Brooks Koepka. ¿Y Tiger Woods? Se frenó con una vuelta en el par que lo dejó relegado al puesto 20º, con un total de (-5). En su intención de defender el título, este sábado sonaron las alarmas de su cuerpo ya que volvió a sentir dolores en la espalda, esos que lo devuelven a sus peores épocas deportivas y que le impidieron moverse con normalidad. En tanto, el coloso Bryson DeChambeau quedó fuera de la lucha de arriba, quizás sobrecargado de presión y perjudicado por aquella segunda vuelta (74, +2) que transformó en una colección de latigazos sin ton ni son, hasta consumar varios desastres. Ahora, todas las miradas se orientan a Dustin Johnson y su filosofía zen hacia su primer saco verde.

Gallegos se hará profesional en 2021

Abel Gallegos dejó Augusta con una sensación ambigua: una experiencia invalorable como golfista amateur a los 18 años y un juego que estuvo por debajo de sus expectativas. El chico nacido en Veinticinco de Mayo, que se había clasificado para el Masters a través del Latin America Amateur Championship de México en enero pasado, firmó vueltas de 79 y 81 golpes y terminó último en el torneo con 160 golpes (+16).

"Llegué pegando bien, pero es una cancha que cuando te equivocás pagás caro y se me puso cuesta arriba de entrada. De todas formas, traté de divertirme y de dar el 100% en cada tiro. El resultado no fue bueno, pero así es el golf, hay que seguir practicando y entrenándose fuerte para lo que viene", señaló el bonaerense de Las Mulitas Golf Club, que confirmó que se hará profesional luego de la disputa del British Open del año próximo, major en el que también está clasificado gracias su triunfo en la cancha de Mayakoba.