Masters de Augusta: Dustin Johnson se consagró campeón y batió todos los récords

Gastón Saiz
·4  min de lectura

Las medidas del saco verde ya estaban tomadas desde el sábado. Entre hilos y agujas, el sastre ya intuía quién sería el próximo dueño de la prenda más preciada en el golf. Solo fue cuestión de que Dustin Johnson se automatizara en los últimos 18 hoyos de Augusta, como lo había demostrado en las tres primeras jornadas, para coronarse campeón del Masters y lograr el segundo major de su enorme carrera. Con un rendimiento mágico y números récord, la chaqueta le calzó a la perfección.

Al golfista de 36 años nacido en Columbia ya le quedaba chico su historial en torneos grandes, que indicaba apenas un único triunfo en el US Open 2016. En una cancha accesible como nunca y teñida con los dorados del otoño, Johnson terminó aplastando a cualquiera que se animara a desafiarlo en Augusta National y no solo eso: gracias a la vuelta final de 68 (-4) acumuló 268 (-20), un total bajo el par nunca antes alcanzado en toda la historia de este certamen desde 1934. Superó los -18 de Tiger Woods (1997) y Jordan Spieth (2015).

Para agregar más datos a su paseo triunfal entre magnolias y azaleas, superó por cinco golpes al australiano Cameron Smith y el surcoreano Sungjae Im. De esta forma, se desvaneció la defensa del título de Tiger Woods, que en la última vuelta padeció tres caídas al agua y firmó 10 golpes en el siempre intimidante par 3 del hoyo 12.

Como no había sucedido en este torneo, Johnson se había enseñado dubitativo en los primeros hoyos; de alguna manera recordaba sus antecedentes en otros majors que no había podido cerrar o en los que había quedado atrapado por algunos infortunios. Los dos bogeys en el 4 y 5 generaron ciertas dudas, pero pronto se encarriló, mientras que sus compañeros de grupo, Sungjae Im y el mexicano Abraham Ancer no conseguían despegar. El único que merodeaba al acecho era el australiano Cameron Smith, un especialista en salir de situaciones comprometidas.

Sin embargo, pronto el Nº 1 del mundo empezó a jugar para los récords, mucho más relajado -siempre respaldado por su hermano caddie Austin- y aferrado en su estrategia de no arriesgar en las salidas. Un juego sobre seguro, cuestión de pegar y levantar el tee sin ver el vuelo de la pelota, para luego embocar en el gren. "Estoy jugando mi mejor golf", había anticipado el miércoles, para revalidar también un año para el recuerdo, con tres primeros puestos en el PGA Tour, el segundo lugar en el PGA Championship y la coronación en la FedEx Cup.

Poco demostrativo, en modo zen, Johnson iba pasando hoyo tras hoyo apenas cerrando la mano y convirtiéndola en un puño, con un festejo siempre moderado. Cuando aceleró resultó imparable; es de esos jugadores que demuestran un dominio incontrastable al momento de tomar envión, como lo hacía Tiger en sus mejores épocas.

A los 36 años, es toda una evolución para un superatleta del golf que había partido como líder cuatro veces en majors y había fracasados en todas. Pero en Augusta National se transformó en un coleccionista de birdies y, de paso, terminó llenando el formulario para el Salón de la Fama, con 24 títulos en total en el PGA Tour y dos torneos grandes que pueden ser varios más.

Johnson es un golfista que siempre procuró superarse, sobre todo enfocándose en el control de la distancia con los wedges, un rango entre las 75 y 150 yardas que había históricamente menospreciado y que solo calculaba según sus sensaciones. Un TrackMan, un simulador que usan muchos profesionales, instructores y jugadores amateurs para registrar distancias, fue una de las claves de su progreso.

Pero al margen de la tecnología, un rasgo decisivo del éxito de Johnson es su aplomo y su fortaleza mental para que nada lo confunda ni desoriente. Si se equivoca, sabe dar vuelta de página muy rápidamente y mantenerse en el objetivo, una cuestión clave en cualquier disciplina deportiva y un rubro en el que muchos talentos naufragan. El esposo de Paulina Gretzky -hija del legendario ex jugador de hockey sobre hielo- se afirma en la cima del ranking mundial y triunfa dentro de una camada de golfistas de enorme calidad y competitivos cada semana.