Masters de Augusta: el desastre de Tiger Woods en el hoyo 12 y sus tres pelotas al agua

LA NACION
·2  min de lectura

Tiger Woods había ilusionado con los 68 golpes (-4) de la primera vuelta del Masters. Sin dolores en la espalda y con el conocimiento profundo que tiene de la cancha, había ilusionado con la posibilidad de defender con éxito el título, después de la gesta protagonizada el año pasado. Sin embargo, el californiano se frenó en las siguientes dos vueltas, con scores de 71 y 72 que lo dejaron fuera de la lucha.

Pero el sinsabor máximo lo vivió este domingo en la última vuelta, en el hoyo 12 (155 yardas), en donde cayó tres veces al agua y terminó firmando 10 golpes, el peor registro de su historial en ese par 3. Antes de su primera salida ya habia exhibido dudas con el viento; lo cierto es que su pelota intentó morder el pasto pero rodó hacia atrás hasta caer en la laguna. Luego del golpe de penalidad, su siguiente tiro picó en el green y, con el efecto, también terminó hundiéndose en el agua.

Los misterios del hoyo 12 del Masters de Augusta, donde los espíritus juegan con el vuelo de la pelota

La pasadilla continuaría: el quinto tiro fue a parar en el bunker del fondo y, desde una posición incómoda y su cuerpo desbalanceado, la pelota salió "loca" y disparada de nuevo hacia la laguna, con lo que sufrió el tercer golpe de penalidad. Una nueva sacada de bunker y dos putts terminaron poniéndole fin a un capítulo que ya quedó en la historia entre los grandes desastres del Masters.

Lo paradójico es que en ese mismo hoyo pero en 2019, el italiano Francesco Molinari, que iba puntero, cayó al agua y Tiger aprovechó con un birdie, con lo que cambió el mando del torneo y el crack terminó consagrándose, en lo que significó uno de los regresos más impactantes de un deportista en la historia.