Masacre a los LeBarón, la peor pesadilla para un presidente como AMLO

Foto: HERIKA MARTINEZ/AFP via Getty Images
Foto: HERIKA MARTINEZ/AFP via Getty Images

La violencia de la que es capaz la delincuencia organizada para mantener el dominio de zonas territoriales o la tendencia a ampliarlas, se reveló en los últimos días con la fuerza que mostró al lograr que grupos del Ejercito y la Guardia Nacional liberaran a Ovidio Guzmán, en Culiacán y la que ahora enseñaron en Chihuahua donde, según autoridades de la entidad, grupos criminales se disputan el dominio de una región que comprende parte de Sonora y Chihuahua y un grupo armado atacó a algunas familias de la comunidad LeBarón, cuando viajaban por carretera, con un saldo de nueve personas muertas, tres mujeres y seis menores.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reaccionó de inmediato a la noticia sobre el ataque a la familia LeBarón. En su cuenta de Twitter comentó: “Este es el momento para que México, con la ayuda de Estados Unidos, libere la GUERRA a los cárteles de la droga y los borre de la faz de la tierra, ¡Simplemente esperamos una llamada de su gran nuevo Presidente!”.

La inmediata intervención del presidente Donald Trump confirma la dimensión internacional de los conflictos generados por la delincuencia de Sinaloa y la ubicada entre Sonora y Chihuahua. En ambos eventos destaca el uso de armamento de alto calibre y la falta de escrúpulos para atacar a familias sin protección y matar a mujeres y niños lo que, según Trump, justifica iniciar la guerra en su contra.

En el doceavo mes del gobierno de López Obrador se presentan inconvenientes para hacer realidad la 4T. En su primer año se presenta la presión del presidente Donald Trump que, con la violencia contra la comunidad LeBarón, le plantea la posibilidad de que Estados Unidos tenga una participación más activa y directa en el combate a los cárteles de la droga.

LEER | Un militar expuesto, el grave desliz de AMLO que raya en lo irresponsable

Para no aceptar la propuesta de Donald Trump el presidente López Obrador invocó en su conferencia de prensa mañanera la soberanía, dijo que su gobierno atenderá de manera independiente este asunto y dará con los responsables. Discrepó de Donald Trump, pues considera que no es idóneo librar una guerra contra el narcotráfico.

En el tema migratorio López Obrador estuvo dispuesto a hacer el trabajo sucio de los Estados Unidos al detener a los migrantes en cuanto ingresan por Chiapas.

Ahora Donald Trump está proponiendo declarar la guerra a las bandas del narcotráfico hasta exterminarlos y la respuesta es invocar la soberanía que antes entregó cuando cerró el paso a los migrantes.

No hay peor ciego que el que no quiere ver y la violencia en Culiacán, en Chihuahua y el elevado índice de delitos y crímenes en el país, según estadísticas del INEGI, indican que el proyecto de llevar a cabo la 4T difícilmente se va a realizar.

LEER | El lamentable show de AMLO contra la prensa en 'La mañanera'

Así como la economía no camina, la política no concilia, la sociedad no ve el camino y la inconformidad de los militares se expresa, de la misma manera la soberbia de la delincuencia crece al reconocer debilidad en la política de seguridad y pacificación del presidente López Obrador que envió a la Guardia Nacional a detener migrantes y a dar abrazos a los delincuentes.

La delincuencia organizada con sus amenazas en Culiacán de atentar contra la sociedad civil y la muerte a mujeres y niños de la familia LeBarón, mostró que es capaz de cometer atrocidades, que no tiene límites. Estos dos conflictos configuran la crisis que tiene nervioso a López Obrador al grado de ver asonadas en los cuarteles de los militares que desprecia. Hasta el momento es el peor escenario de la 4T, pero todavía faltan 5 años.

Qué leer a continuación