Marcos Rojo fue presentado en Boca: el llamado de Riquelme, el contacto de River, su charla con Verón y una frase para el hincha

LA NACION
·5  min de lectura

Llegó la imagen tan esperada en el mundo Boca: Marcos Rojo posó con la camiseta xeneize. Tras realizarse la revisión médica y firmar su contrato por dos años (con posibilidad de extenderlo a tres), este martes fue oficializado como flamante refuerzo del club en una presentación a la que también asistieron el presidente Jorge Amor Ameal y Marcelo Delgado, integrante del Consejo de Fútbol.

Cuáles será los "clásicos interzonales" del nuevo torneo

"Queremos agradecerte, Marcos, por estar con nosotros y por tu voluntad. Es un esfuerzo muy grande el que has hecho para venir al último campeón. Y quiero agradecerle a Román y al Consejo de Fútbol por todo lo que tuvimos que hacer para que Marcos esté con nosotros. Fue una ardua tarea y logramos que se firme este contrato muy importante. No vamos a hablar de dinero, solo de todo lo que tenga que ver con nuestro querido deporte", comenzó el presidente Ameal y luego le cedió la palabra a Rojo, quien estuvo acompañado por parte de su familia en la Bombonera.

"Estoy muy feliz de estar acá, con mi familia y mis amigos. Compartir este momento con ellos es muy importante. Le agradezco al presidente por el apoyo. Hubo llamados, pero ya venía hablando con Román durante la pandemia. Ya desde el año pasado hablábamos y en diciembre me volvió a insistir, me llamó y me dijo que creía que era el momento. El contacto siempre estuvo y supe del esfuerzo que estaban haciendo. Nos esperamos. Fue un trabajo largo y estoy muy feliz", dijo el defensor de 30 años, en sus primeras palabras como futbolista de Boca.

"Jugar en Boca siempre está en la cabeza de uno. Es uno de los equipos más grandes del mundo, acá en la Argentina es el más grande. Son desafíos muy lindos. Estuve seis años en Manchester United y también estuve hablando con Russo de la forma de juego, que son parecidas. Son equipos que buscan salir a ganar siempre", destacó Rojo, quien además contó que recibió llamados de Estudiantes y River antes de firmar en el Xeneize. "Hubo varios clubes, sabían de mi situación. Y me han llamado de todos lados. No solo de River o de Estudiantes. Yo tenía en la cabeza que quería jugar acá. Le di mi palabra desde hace un tiempo. Hablé con Verón y le expliqué. Soy agradecido a la gente de Estudiantes, al club y a todos los hinchas, pero hoy me toca defender esta camiseta".

El marcador central tenía contrato hasta junio con Manchester United, pero logró concretar su desvinculación con el club inglés. Después de varias charlas con Juan Román Riquelme, vicepresidente segundo y responsable de la secretaría de fútbol, a los 30 años podrá cumplir su deseo de jugar en el xeneize, a pesar de que el Pincha (fue su primer club entre 2008 y 2010 y volvió en 2020) apostó para retenerlo después de un año en el que solo pudo jugar con un partido oficial, entre la cuarentena y diversas lesiones que sufrió.

"No juego hace tiempo, pero desde lo físico estoy muy bien. Estuve entrenando con Manchester en Inglaterra después de que se terminó el contrato con Estudiantes. Los primeros días me costó porque llevaba mucho tiempo entrenando solo en casa. Ahora tengo dos semanas para prepararme y agarrar ritmo con la pelota que es lo que más necesito. Y cuando el DT me lo pida, estar dispuesto para jugar", comentó Rojo, y confirmó que será defensor central: "Charlé con Russo, yo lo conocía porque nos habíamos cruzado en Estudiantes. Hablamos de fútbol, de lo que pretendía de mí en el equipo y me dijo que me va a utilizar de central. Puedo jugar de lateral, pero me dijo que me va a utilizar ahí. Quiero empezar a entrenar para poder competir".

Durante las últimas cuatro temporadas, el futbolista que jugó con la selección los Mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018 no ha tenido demasiada participación en sus clubes: entre la 2017/2018 y la 2020/2021 jugó solo 28 partidos y 1.907 minutos entre Manchester United y Estudiantes. Es decir, un promedio de 7 juegos y 476 minutos por temporada. Por eso, ahora buscará recuperar su mejor versión física y futbolística para estar a disposición en Boca.

"Tengo 12 o 13 días para que arranque el torneo, me van a venir muy bien para conocer a mis compañeros y hacer una puesta a punto. Russo me dijo que tenía un plan para mí. Tengo un tiempo ahora para trabajar y cuanto antes estar", destacó Rojo, y luego sentenció: "El sueño es ganar la Copa Libertadores. Crecí con mi viejo viendo a Boca jugando la Copa. El sueño de todo hincha es eso. Así que cuanto antes empecemos a jugarla y a competir, mejor".

Por último, y para cerrar, contó todo lo que generó la expectativa de su llegada al club. "Desde el momento en que se empezó a hablar, yo salía con mi señora y le decía: 'Che, todo el mundo es de Boca'. Me pedían que viniera, todo el tiempo. Llegué y me estaban esperando en la clínica y acá en la Bombonera. Es muy lindo sentir ese cariño. Afuera es muy competitivo el fútbol, pero le falta eso. Es algo muy lindo que te lo demuestren desde el primer minuto".