Marcelo Tinelli, dos en uno: el showman y el amante del deporte

Comenzó como periodista deportivo y se convirtió en una de las personas más poderosas del país. Badajoz, el vóley y San Lorenzo moldearon al dirigente

Saltó a la fama conduciendo un programa de televisión de humor. Videomatch y Ritmo de la Noche fueron sus primeros productos, con un éxito que siempre fue creciendo y nunca más decayó. Los canales se pelean por tenerlo en su pantalla con un programa que es cuestionado por su contenido, pero respaldado siempre desde los númerosEl showman comenzó en el periodismo deportivo y difundió por todas partes su fanatismo por San Lorenzo.  

En su juventud, cuando pasó de vivir en Bolívar, su ciudad natal, a residir en Buenos Aires, Marcelo jugó en las inferiores de clubes de ascenso: pasó por Defensores de Belgrano y San Telmo. Sin éxito desde adentro de la cancha, comenzó su pasión por la gestión que, cada tanto, se unía a su pasión por el deporte.

En 1998 lanzó la Maratón Internacional "Dino Tinelli", que se corre en Bolívar y es organizada por él, quien le dio el nombre de su padre, fallecido cuando Marcelo era pequeño y de quien heredó la pasión por el periodismo y el deporte. 

Gran parte del público acepta que "todo lo que toca, lo transforma en oro". Pero no siempre fue así. En 1998 probó suerte con una exótica experiencia. Ya era uno de los hombres más importantes de la televisión argentina y compró un club de ascenso español: Badajoz. El equipo estaba en la Segunda de España y el objetivo fue llevarlo a los primeros planos de aquel país. Tinelli llevó auspiciantes y jugadores desde Sudamérica, pero los resultados nunca llegaron y dio un paso al costado. El conductor siempre admitió haber perdido mucho dinero con esta apuesta, pero donde peor la pasaron fue en el club de Extremadura: en los años siguientes, estuvieron casi siempre en crisis, hata su desaparición en 2015.

Finalizado el proyecto del equipo de fútbol, apostó por el vóley. En Argentina era una época de expansión para ese deporte, con el Mundial que se jugó en el país en 2002. Marcelo fundó el Club Bolívar, que hoy es el más ganador de la historia de la Liga Argentina, con seis títulos. Además, ganó el Campeonato Sudamericano en 2010 y quedó en la historia al terminar cuartos en el Mundial de Clubes en Doha, donde sorprendió tras vencer a Dinamo Moscú, subcampeón europeo.

Sus gestiones siempre se mantuvieron al margen de San Lorenzo, hasta que se acercó en 2008 para colaborar con la dirigencia que comandaba Carlos Abdo. Su función fue la de dirigir el Departamento de Marketing, con el objetivo de sumar nuevos socios. Su imagen fue decayendo por los fracasos deportivos del club, al punto de no poder ir al Nuevo Gasómetro a ver al  Ciclón. Por esas razones, dio un paso al costado en aquella función.

Tiempo después, volvió a la institución como candidato a vicepresidente de Matías Lammens, su abogado. La fórmula ganó con más del 80% de los votos y reordenó un club en estado caótico. Con una campaña exitosa, está cada vez más cerca de concretar la famosa y ansiada vuelta a Boedo, además de ganar por primera vez en la historia del equipo la Copa Libertadores. Esta gestión y la amistosa relación con Julio Grondona lo llevaron a comandar la comunicación de AFA, con un notorio lavado de cara en ese sector de la institución de la calle Viamonte. En diciembre de 2016, la fórmula fue reelegida 

Exactamente un año antes de que la fórmula Lammens-Tinelli sea reelegida hasta 2019 -esta vez con el 88,15% de los votos-, Marcelo fue candidato a presidir la Asociación del Fútbol Argentino en la histórica y bochornosa votación del 38 a 38. Ya más acá en el tiempo, tras la asunción de Claudio Tapia, el conductor se convirtió en el Presidente de la Comisión de Selecciones nacionales desde marzo y era candidato a presidir la Superliga. Sin embargo, de forma inesperada, a mediados de abril, el apasionado por la gestión y por el fútbol, el que intentó ocupar el máximo cargo de la AFA para dejar de ser dos "Tinellis" y ser uno solo, decidió alejarse del fútbol por cuestiones de salud, según él mismo argumentó.