Marcelo Gallardo no habla de su futuro y busca renovar la energía de River antes de Palmeiras: "Vamos a ser competitivos"

Juan Patricio Balbi Vignolo
·8  min de lectura

"Yo creo en las posibilidades que te da el fútbol". Marcelo Gallardo no da el brazo a torcer y se aferra a la épica. Pese a los últimos dos pobres partidos frente a Palmeiras e Independiente, el técnico de River busca que su equipo no se hunda en el contexto negativo y recupere su memoria en un momento crucial para soñar con dar vuelta la historia en Brasil. Para eso, necesitará una marcada recuperación futbolística, un fuerte shock emocional y un encuentro en el que reduzca al mínimo el margen de error.

"Nos toca atravesar esta situación, pero el tema es no confundirse, no entrar en esa desesperación que te haga pensar que sos un mal equipo al que se le apagaron todas las luces y que da facilidades. Ahí es donde tengo que sentarme con mi equipo de trabajo y mis jugadores y decirles: 'Miren que nosotros somos otra cosa totalmente distinta'. A estas instancias no llegás de casualidad o creyendo que sos un equipo que comete muchos errores. Debo tener tener mucha calma para detectar los problemas que hemos sufrido sin entrar en esa confusión", reflexionó Gallardo en conferencia de prensa antes del cruce de este martes con Palmeiras en San Pablo tras la caída 3-0 en la ida.

River, antes de la vuelta con Palmeiras: nervios, apatía y apelar a la fibra íntima para no quedarse sin nada en la Copa

"El rival supo aprovechar las situaciones que le dimos y eso forma parte de jugar bien. Nos encontramos con un resultado adverso, pero esto mismo puede pasar mañana a nuestro favor. Puede pasar de todo en un partido de fútbol. Debemos borrar lo que hicimos, enfocarnos en lo que somos y lo que nos trajo hasta acá y saber que no tenemos margen de error. Mañana vamos a ser un equipo totalmente competitivo. Y si nos toca perder, intentaremos hacerlo con nuestras convicciones", agregó el director técnico millonario, y sentenció: "La épica es un deseo que hay que sentirlo y accionar con determinación para creerlo. Vamos a intentarlo".

¿Qué debe hacer River para poder dar vuelta la serie en tierras brasileras? Según Gallardo, el foco estará puesto en cambiar la cabeza para hacer un partido perfecto defensivamente y contar con toda la eficacia que a su equipo le faltó en los dos últimos partidos en los que quedó al borde del abismo en la Libertadores y sin clasificar a la final de la Copa Diego Maradona.

Vamos a ser un equipo totalmente competitivo. Creo en nuestras posibilidades. Hay que salir lo más rápido posible de la frustración y depositar la energía en el partido de mañanaMarcelo Gallardo

"Debemos defender bien como equipo y atacar bien como equipo. Necesitamos solidez defensiva para sostener el arco en cero y mejorar la eficacia, porque las situaciones las generamos. En esas dos cuestiones se va a basar el partido. Si hacemos ambas, estaremos en juego. Nos aferraremos a eso. Mañana se puede presentar un partido totalmente diferente. Dependerá de la capacidad que tengamos para reponernos de estas frustraciones que vivimos y afrontar el partido como una final que no te permite ningún error. Yo creo que estos partidos existen. Tengo ideas y creo en nuestras posibilidades. Después del partido con Independiente me puse a trabajar en ese costado de nuestra cabeza para liberarnos de lo que habíamos hecho y meternos de lleno. A veces cuesta porque no es fácil. Tengo que trabajar en salir lo más rápido posible de la frustración y no quedarse enroscado en el bloqueo mental. En eso depositaremos nuestra energía para preparar el partido de mañana", sentenció el DT.

Con contrato hasta diciembre de 2021, justo en el cierre de la segunda etapa del presidente Rodolfo D'Onofrio, el Muñeco explicó que en estos momentos no puede detenerse a analizar lo que ha sido este último año. Por lo tanto, el balance que hace en cada temporada, lo hará al finalizar el mes: "No vine acá para hablar de mi continuidad. Cuando termine mi participación en esta Copa, haremos el análisis que hago siempre con mayor detenimiento basándome en lo que creo que me da razones para seguir o no seguir. Al terminar este mes, recién hablaré con mi cabeza para ver cómo seguimos. Habrá que esperar un tiempito".

Otras frases de Gallardo

La charla con los jugadores. "Yo no puedo estar viendo quién está triste porque perdimos. El sábado a la noche hablé con los jugadores y les dije que traten de digerirlo rápido. Fuimos al hotel, comimos, estábamos amargados por el resultado porque esperábamos otra cosa, pero ya el domingo debíamos cambiar la cabeza. No hay tiempo para el bajón. Los que estén capacitados para salir rápidamente de ese espacio, estén bien y tengan energía, jugarán mañana".El presente del equipo. "No es una situación crítica. Jugamos mal y perdimos. Así como hemos jugado otros bien y ganamos. Hoy nos toca estar viendo si podemos dar vuelta un resultado con las sensaciones que tenemos como equipo, que nos lleven a ver si podemos encontrar ese partido para estar nuevamente en la final. Y si no, la gente de River sabe que el equipo, más allá de ganar, perder, jugar mal o jugar bien, lo ha representado. El hincha genuino lo sabe y es por eso por lo que te agradecen y creen. Vamos a jugar hasta que nos de. Y si no nos da, haremos el esfuerzo".

La diferencia de los últimos dos partidos. "Uno está haciendo siempre análisis. Son muchos partidos los que venimos jugando y en muy poco tiempo. Si bien uno no puede hacer un balance general de dos partidos, que fueron los que nos pusieron en esta situación de apremio, no podemos obviar ni esconder lo que vinimos haciendo en este año atípico. Sin embargo, queda todo reducido a una situación puntual. Lo que hace 10 o 15 días, la opinión que opinaba este equipo era nuevamente estar dando pelea en la Copa Libertadores y en el campeonato local después de tantos años, no podemos perder de vista todo eso. Si se reduce a estos dos partidos en los que no salieron las cosas como queríamos, cometimos errores que pagamos muy caros. Y eso genera que cuando hablamos de la actualidad del equipo se generan un montón de preocupaciones que parecían hacernos ver como un desastre. Y no lo somos".

Las críticas y las opiniones externas. "Yo hace seis años y pico que estoy acá y he sabido convivir con situaciones favorables y situaciones desfavorables. Estoy en un club que exige demasiado y nos expone. A lo largo de todo estos años aprendí a no comerme todos los elogios desmesurados cuando ganás. Todo el tiempo se lidia entre los aciertos y los errores. Estoy en un lugar en el que, si ganás, tenés buena crítica y, si perdés, tenés mala crítica. La crítica con buenas intenciones, es valedera y noble. La malintencionada, aprendí a darle ni cinco de pelota porque no tiene sustento ni argumento. No creo en esos análisis tan fríos de que si ganás o perdés sos bueno o malo. Hace rato que me vienen diciendo que me están esperando. ¿Quién me está esperando? Sé de dónde vengo, mis convicciones, sé como trabaja mi equipo y mi grupo de jugadores. Nada me va a cambiar ni me va a dañar un resultado. Sé dónde estoy parado. Nunca hubo declaraciones nuestras chapeando con lo que habíamos logrado, jamás. No es nuestra esencia ni nuestra manera de ser".Los errores de Armani y la línea de fondo. "Todos cometemos errores. Yo les doy tranquilidad a los jugadores para que puedan entrar con la seguridad de siempre. De los contratiempos hay que salir lo más rápido posible. Se convive todo el tiempo en el fútbol con los aciertos y los errores. Y el que sale más rápido, es el que se termina sobreponiendo. Si jugás en River, tenés que convivir con eso. Yo como entrenador debo hacer un análisis mayor de por qué suelen repetirse esos errores. Nosotros somos un equipo que apuesta al riesgo y necesitamos que nuestros hombres en la defensa jueguen de una manera perfecta, pero tampoco podemos caerles para crucificarlos. Debemos aprender para que no vuelva a pasar".La expulsión con Independiente. "Más allá de los enojos momentáneos que tenemos los jugadores, los entrenadores y mismo los árbitros, son situaciones de partido que no pasan más de ahí. No tengo nada para decir en cuanto a la labor de los árbitros y tampoco en relación a Maidana, alguien que conozco hace ya mucho tiempo. No es la primera vez. Simplemente a mí me sacan algunas situaciones que tienen que ver con las contestaciones y las formas. Me dijo algo de una forma que para mí no es la correcta, me sacó y me fui de lugar de lo que yo tengo que demostrar como entrenador. A veces nos equivocamos".