Maradona vs. Boca: goles y recuerdos de las siete veces que Diego fue visitante en la Bombonera

Pablo Lisotto
lanacion.com

Diego Armando Maradona disputó 71 partidos oficiales con la camiseta de Boca. Casi la mitad (34) fueron en la Bombonera. Y hay que sumar otros dos amistosos (0-0 vs. Espanyol el 20 de mayo de 1981 y derrota 3 a 2 frente a Universidad Católica el 18 de agosto de 1997) en ese escenario. Sin embargo, no siempre jugó en el templo xeneize con los colores de Boca. Este sábado, como entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, pisará por octava vez el césped de la Bombonera como visitante. Con una estadística que lo favorece: se fue vencedor en cuatro ocasiones, igualó en una y perdió en las otras dos. Marcó seis goles en esos partidos.

"De Boca quiero contarles mis sueños. Soñé compartir una habitación con Carlitos Randazzo, conversar con Pernía, conocer La Candela. Me imagino el día del debut. Esa hinchada sensacional que conocí de pibe cuando mi viejo, que es un hincha fanático, me llevaba a la tribuna y que comprendí cuánta grandeza tenía el día que con Argentinos yo le hice cuatro goles en la cancha de Vélez. ¡Le hice cuatro goles a Boca y su hinchada me ovacionó! De aquellos días en que iba de la mano de mi viejo me quedan la imagen del Pocho Pianetti, de Angelito Rojas, para mí lo más grande que tuvo Boca."

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

El párrafo, publicado en forma de carta en la histórica revista El Gráfico, describe todas las sensaciones que atravesaron el cuerpo de Diego la última vez que pisó La Bombonera antes de jugar en Boca. Una vez definida la transferencia, el 20 de febrero de 1981, Pelusa disputó un amistoso especial: jugó el primer tiempo para Argentinos y en el segundo se calzó por primera vez la azul y oro, y hasta anotó, de penal, el 2-1 parcial para el local, aunque el triunfo fue del Bicho por 3 a 2. Un momento muy emotivo.

Hay que viajar 42 años, 4 meses, y 4 días para recuperar la primera experiencia de Maradona en Brandsen 805. El 2 de noviembre de 1977, Argentinos venció a Boca 2 a 1. La presentación no pudo ser mejor: Diego fue clave y anotó por duplicado. Hugo Perotti estableció el empate parcial.

Casi un año más tarde, el 13 de agosto de 1978, se dio la única igualdad que cosechó Maradona en sus visitas a la Bombonera. Fue 1 a 1 (goles de Carlos Salinas y Rubén Favret, y Hugo Gatti le atajó un penal a Sebastián Ovelar). El Nº 10 jugó los 90 minutos y, entre otros, compartió equipo con Adrián Domenech, una de las grandes glorias de la historia del club de la Paternal, y con Carlos Fren, con quien luego haría dupla técnica en Racing y Mandiyú de Corrientes.

El 19 de marzo de 1980 Maradona se fue por el túnel de la Bombonera derrotado por primera vez. Él había abierto el marcador, pero Jorge Coch y Carlos Veglio dieron vuelta la historia. Solo seis meses después, Diego volvió a la Bombonera a vengar aquel tropiezo. Y lo logró. En un partidazo, el 28 de septiembre marcó un gol y Argentinos venció 4-3 a Boca, por el quinto partido de la Zona B del Nacional 1980.

"A partir del momento en que pise La Candela o La Bombonera y les diga '¡Hola!' a Pancho, a Carlitos, a Pernía... a todos los muchachos, comienza para mí una nueva etapa. Creo comprender todo lo que la hinchada espera de mí. Quiero que sepan que a partir del momento en que me ponga su camiseta daré de mí todo lo que tenga para que lo que ellos esperan yo lo pueda concretar. No quiero prometer nada. Más todavía, les pido que me comprendan. A los hinchas de Argentinos y a los de Boca les entrego mi corazón y les digo: '¡Chau, Argentinos! ¡Hola, Boca!'", cerraba aquella carta de Diego en El Gráfico, luego de la mágica noche de febrero del 81 en la que jugó un tiempo para cada uno.

Después de ser campeón con Boca, Barcelona, Napoli y ganar la Copa y convertirse en el mejor futbolista del mundo en México '86, Diego recién volvió a pisar la Bombonera con una camiseta diferente a la xeneize 11 años y medio después. Como un déjà vu de aquello, Diego otra vez jugó un tiempo para cada equipo y se dio el gran gusto de volver a vestir la camiseta azul y oro, con la que marcó el 2 a 2 temporario (Sergio Martínez había anotado el primero). Fue el 14 de octubre de 1992, cuando Sevilla, con el Nº 10, Diego Simeone y Carlos Bilardo como DT, visitó Brandsen 805. El partido culminó 3 a 2 para el club europeo, con goles de Suker, Pineda y Losada.

Si aquella noche fue emotiva (en esa misma jornada había fallecido el histórico relator radial José María Muñoz, y un instante antes del partido, por los altoparlantes del estadio de Boca reprodujeron su relato del gol de Diego a los ingleses), la tarde del 28 de noviembre de 1993 fue similar.

En esa colección de vidas que es la vida de Maradona, la última vez que, hasta este sábado, pisó el césped del estadio boquense fue con la camiseta de Newell's. Diego visitó a Boca por la fecha 12 del Apertura. Con un detalle fundamental: al club de la Ribera lo dirigía César Luis Menotti, el DT del Juvenil que se consagró campeón del mundo en Japón 1979, con el Nº 10 como figura destacada. El abrazo previo al partido fue muy sentido. Luego, Boca ganó 2 a 0 (goles de Alberto Acosta y Sergio Martínez) y el ídolo poco pudo hacer.

Luego de los capítulos selección argentina, Mundial 1994 y doping, Diego se calzó el buzo de DT y asumió en Racing en dupla con Fren, tras la fallida experiencia en Mandiyú de Corrientes. Podría haberse ido ganador el 16 de abril de 1995. Un gol de Galarza le dio los tres puntos a la Academia, por la fecha 8 del Clausura. Pero en el banco albiceleste solo estuvo Fren. ¿Por qué no estuvo Diego? Había tomado una licencia, en medio de la incertidumbre institucional que vivía el club, en pleno proceso eleccionario. "Hablamos por teléfono en el vestuario después del partido. Diego gritaba de la felicidad que tenía. Si gana Destéfano (el presidente de ese momento) vamos a armar un gran equipo", comentaba Fren instantes después del triunfo. Pero Destéfano perdería y la aventura racinguista de Maradona se terminaría pronto.

Hubo otras dos visitas del ídolo al césped de la Bombonera, pero en otros contextos. El primero se dio el 10 de noviembre de 2001, la histórica tarde de su partido homenaje y el "yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha".

La última fue hace casi 15 años. El 3 de abril de 2005, el 10 fue el último relevo de una antorcha xeneize que recorrió el país, para celebrar el Xentenario del club de la Ribera.

Si bien el contexto del partido de este sábado le impedirá ser el protagonista exclusivo de la noche y toda los hinchas de Boca harán fuerza para ganarle a Gimnasia y que River no gane en Tucumán, la presencia de Diego Armando Maradona en la Bombonera jamás pasa inadvertida. Como futbolista o como DT, sea en el pasado, en el presente o en el futuro.

Qué leer a continuación