La enésima renovación televisada de Sergio Ramos

La Libreta de Van Gaal
·3  min de lectura
Soccer Football - UEFA Nations League - League A - Group 4 - Switzerland v Spain - St. Jakob-Park, Basel, Switzerland - November 14, 2020 Spain's Sergio Ramos reacts after missing a penalty REUTERS/Arnd Wiegmann
Lama, te necesito. (Foto: Reuters/Arnd Wiegmann)

Sergio Ramos ha salvado bajo palos el parón FIFA a los medios españoles. En pleno debate sobre su renovación, al capitán del Real Madrid y de la Selección se le ocurrió fallar dos penaltis contra Suiza, el segundo de forma ridícula. Ramos, que había marcado los 25 anteriores, es un personaje rotundo, excesivo, y así se muestran también con él los tertulianos, especialmente sus numerosos defensores.

A la cabeza del ejército ‘reneíto’ (soldados de René Ramos, hermano y agente) se alinea Manolo Lama, manta liada a la cabeza en primera línea de fuego. Como esos artistas que tratan de hacer virtud con sus carencias, en la COPE han convertido en comedia la cruzada de Lama, que medio en broma (el tono), medio en serio (el fondo) lleva varios meses dejando recados. “Estamos ante una leyenda del fútbol que a partir del 1 de enero queda libre para negociar con quien quiera, porque todavía no ha recibido ninguna llamada del Real Madrid”, decía tras un golazo de falta de su camero al Mallorca. Hay que aprovechar los momentos.

Aunque presume de tener buena información fruto de su línea directa con el futbolista, Lama lleva tiempo ofreciendo informaciones contradictorias sobre la presunta negociación. Aquel día del golazo, tras decir que Ramos no había recibido ninguna llamada, añadió que había “acuerdo en todo menos en la cantidad”. ¿Cómo era posible ese acuerdo parcial sin una llamada? El pasado jueves sucedió algo similar: Lama comenzó ‘El partidazo de COPE’ diciendo que el Madrid ofrece “un año y la misma cantidad de dinero”. Minutos después, aseguró que Ramos está “decepcionado” porque, aunque entiende que no están las cosas para subidas de sueldo, no le parece justo “que se quieran bajar sus emolumentos”. ¿No era “la misma cantidad”?

En junio de 2019, cuando Sergio Ramos echó un órdago al club a cuenta de una supuesta oferta de la Superliga China, Lama anunció en la COPE la “ruptura total” entre el jugador y Florentino Pérez. “Es la primera vez que Sergio Ramos está pensando en irse del Real Madrid”, dijo Lama, olvidando lo dicho cuatro años antes, cuando ya se había erigido en portavoz a cuenta de otra renovación.

“He visto a Ramos tan cabreado que si no llega a un acuerdo con el RM, está dispuesto a irse del Real Madrid”, dijo en 2015; “tiene intención de marcharse porque considera que el Real Madrid no le quiere. [...] La reconciliación a día de hoy es prácticamente imposible. [...] Estoy seguro de que no va a seguir, ni aunque le paguen diez kilos, porque se le ha pisado la dignidad. Y eso está por encima del dinero”.

No era cuestión de dinero, pero se arregló con dinero. Y estos días asistimos a otro ‘déjà vu’ con la enésima ampliación contractual de Sergio Ramos, un asunto cíclico. En 2015 fue el Manchester United, en 2019 los chinos y ahora se ha echado a rodar el nombre del PSG. No están todas las cartas aún sobre la mesa; faltan las de “decisión irrevocable” y “ruptura total”, por si la partida se pone fea. Imaginen lo crecido que estaría el ‘reneísmo’ si los dos penaltis a Suiza hubieran ido para dentro.

Otras historias que te pueden interesar: