"Me pagaron pero nunca trabajé": denuncia al Manchester City por la contratación ilegal de un jugador de 14 años

LA NACION
·1  min de lectura

Según una investigación del sitio "The Athletic", el Manchester City le habría creado un falso trabajo al padre del joven futbolista de Brasil Gabriel Fernando Morais Casseres de Almeida, para poder contratar al chico.

Los 'citizens', según revela dicho medio, habrían creado un "falso trabajo de ojeador" por el que el padre habría recibido alrededor de 1.120 euros mensuales desde septiembre de 2011 hasta junio de 2012. Un trabajo que, según revela el propio interesado, jamás habría desarrollado, reproduce el diario Marca.

"La realidad es que me pagaron pero nunca trabajé. De hecho, ni siquiera hablaba inglés. Me organizaron un curso de 'scouting' y fui dos veces a clase para aparecer en él, pero no fui más. Era una mentira", asegura a 'The Athletic'.

La Premier League establece en sus estatutos que "queda prohibido ofrecerle al jugador, o a cualquier persona conectada a él, de forma directa o indirecta, un beneficio en forma de pago". El City, en cualquier caso, "rechaza cualquier delito".

Los hechos denunciados habrían ocurrido en 2011, cuando el niño de 11 años era proyectado como una futura figura del fútbol. Sin embargo, hoy, a los 24, su carrera está en 'punto muerto'. Tras salir del City pasó por las categorías inferiores de Corinthians, Atlético Paranaense e Inter de Porto Alegre.

En 2019 pasó por las filas del RB Bragantino, sin demasiada trascendencia. Luego, firmó con el Tupynambás, de la Serie D brasileña. Algunos aseguran que actualmente juega en una liga amateur de Inglateerra.

Esta semana, el Bolivar de Bolivia anunció que se suma al City Football Group, firma dueña de equipos como el propio Manchester City y el New York FC, de Estados Unidos, entre otros. La inversión inicial rondaría los 30 millones de dólares.