Así fue la malograda Liga de cada uno de los jugadores del Barcelona

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Barcelona, 23 may (EFE).- El Barcelona fue el primero de los tres grandes en caerse de la carrera por LaLiga Santander, ahogado en sus propias carencias en un final decepcionante que desnudó las dificultades de su plantilla y de su entrenador, el holandés Ronald Koeman.

Así fue la temporada liguera, uno por uno, de los jugadores azulgranas, que dependían de sí mismos a falta de seis encuentros y que acabaron por protagonizar un fin de ciclo anunciado incluso por el presidente, Joan Laporta.

Ronald Koeman

Insuficiente. El holandés prometió una revolución que nunca acabó de llegar, quizás por inacción de la directiva, y acabó abrazado a la columna vertebral clásica de los últimos años protegida por un sistema de tres centrales y un coro de jóvenes.

No funcionó su estrategia y no supo trazar otra. Su futuro está en el aire, pendiente de una conversación con Laporta para saber si el club le da confianza para cumplir el año que le queda de contrato.

Marc-André Ter Stegen

Extraño. El guardameta alemán sostuvo al equipo en varios momentos de la temporada, cuando nada funcionaba todavía, pero su rendimiento al final de campaña, con más dudas bajo palos de las habituales, no se correspondió con su historial.

En todo caso, su compromiso está fuera de dudas: se perderá la Eurocopa con su selección para operarse de la rodilla.

Neto Murara

Incapaz. El brasileño no pudo hacer sombra a Ter Stegen y, después de suplirle en los seis primeros partidos de LaLiga por lesión, no volvió a jugar hasta el último día, cuando ya no había nada en juego. Su rendimiento y trayectoria en el Camp Nou invitan a pensar que está en la rampa de salida de cara a este verano.

Sergiño Dest

Decepcionante. El lateral estadounidense llegó al Barça por petición expresa de Koeman ante una gran expectación, ya que el Bayern de Múnich también pujaba por su fichaje. Nada más lejos de la realidad: no ha mejorado a otros laterales recientes como Semedo. El próximo año deberá demostrar que merece la banda derecha del Camp Nou.

Sergi Roberto

Señalado. Cuarto capitán del equipo, solo ha disputado 15 partidos de Liga sin ofrecer nada distinto. Es parte del núcleo duro del vestuario y una vaca sagrada, por lo que su nombre está en boca de muchos aficionados que querrían una renovación de la plantilla.

Óscar Mingueza

Sorpresa. Nadie esperaba su irrupción y el canterano ha logrado sumar 27 encuentros en su curso de debut. Seguro atrás y eficiente con balón ha dado más de lo pronosticado, pero todavía tiene cosas por pulir.

Ronald Araújo

De más a menos. El central uruguayo tuvo una aparición fulgurante en el equipo, asentándose como el central más fiable en ausencia de Piqué. Pero un esguince en febrero le alejó del once y le quitó continuidad, por lo que en el tramo final fue más una alternativa que un titular.

En todo caso, se presume fijo en el equipo renovado que buscará confeccionar Laporta.

Gerard Piqué

Veterano. Los problemas en su rodilla solo le permitieron jugar 18 partidos, pero se erigió en jerarca de la defensa en el tramo final. Pese a estar renqueante, su figura ayudó a dar empaque al equipo y confianza a los jóvenes.

Miembro del núcleo duro del vestuario desde hace innumerables campañas, el catalán también es señalado por sectores azulgranas que piden a los veteranos hacerse a un lado.

Clément Lenglet

Equivocado. Así se define la temporada del francés: varios errores suyos, siempre en la foto, costaron puntos al Barcelona que se antojaron claves en un campeonato tan igualado. No parece peligrar su futuro de azulgrana.

Samuel Umtiti

Ausente. El central no ha vuelto a su nivel desde que forzara para jugar el Mundial de 2018 con Francia. Este año no ha sido la excepción, con varios momentos impropios de un futbolista de primer nivel. Todo hace indicar que no volverá a vestir la camiseta del Barcelona.

Jordi Alba

Importante. El lateral zurdo, reconvertido en carrilero, fue una pieza fundamental del ataque barcelonista y ofreció por momentos un gran rendimiento, pero es otra vaca sagrada siempre en boca de los que apelan por la renovación del vestuario.

Junior Firpo

Olvidado. Solo ha disputado siete encuentros ligueros, a menudo como alternativa para cerrar el marcador, pero Koeman no ha reparado en él para el más mínimo reto. A la vista de los acontecimientos, su futuro no tiene pinta de pasar por el Camp Nou.

Sergio Busquets

Maestro. El sistema con tres centrales protegió su espalda y el '5' fue el nódulo que hilvanó el mejor juego de los de Koeman, revelándose clave sobre todo con su ausencia en el partido contra el Atlético de Madrid. Pero es otro de los señalados de cara a una revolución por antigüedad y por su peso en el vestuario.

Frenkie De Jong

Crecido. El holandés sigue sin tocar el título de Liga vestido de azulgrana, pero esta temporada confirmó los pronósticos más optimistas con un enorme rendimiento. Se antoja como uno de los puntales del Barça que está por nacer.

Pedro González "Pedri"

Consagrado. De fichaje sin fuste a titular indiscutible, solo se ha perdido un partido liguero. A ratos el mejor socio de Messi, la alegría del juego del joven canario y su habilidad asociativa le convierten en una de las mayores esperanzas del futuro azulgrana.

Miralem Pjanic

Intrascendente. Su incorporación parecía un valor seguro, pero el bosnio no ha contado para Koeman en su primera temporada en Barcelona. Lento y torpe los pocos minutos que ha tenido, no se vislumbra que haya lugar para él la próxima temporada.

Riqui Puig

Castigado. Desde la pretemporada sabía que no iba a tener muchos minutos y no los tuvo. Su relación con Koeman es muy complicada, pero el joven siempre ha repetido su intención de triunfar en el club de su vida y lo volverá a intentar tras el verano.

Ilaix Moriba

Debutante. El canterano, de 18 años, debutó en LaLiga en febrero y acumuló participación en 14 encuentros desde entonces. Del agrado de Koeman, pasó por delante de Pjanic, Puig e incluso de Roberto en minutos importantes.

Philippe Coutinho

Lesionado. El brasileño lleva fuera de los terrenos de juego desde enero por una lesión de menisco, aunque sus actuaciones de la primera mitad de temporada tampoco dijeron nada nuevo. Su retorno del Bayern no cambió su mala realidad en Barcelona, ciudad que podría abandonar de cara a la próxima campaña.

Antoine Griezmann

Reivindicado. El atacante mejoró sus prestaciones en su segunda temporada en el club, aunque no lo suficiente para justificar su precio de más de 120 millones de euros. 13 goles, algunos importantes, y 7 asistencias en LaLiga avalan su continuidad en el club si una oferta inverosímil no lo impide.

Lionel Messi

Deseado. El astro argentino, santo y seña del Barcelona, empezó con el paso cambiado pero volvió a ser el mejor de su equipo, con 30 tantos en Liga y su quinto pichichi seguido. Laporta ha hecho de su renovación -acaba contrato en verano- la prioridad número uno, aunque es también deseado por otros clubes.

Ousmane Dembélé

Adaptado. El francés jugó por fin 30 choques de Liga en una misma temporada, sin tantos problemas con las lesiones, e ilusionó más por lo que parece que puede llegar a ser que por lo que fue. Su alto valor de mercado y los problemas financieros del club podrían hacer que saliera, pero se antoja como un buen activo para el futuro.

Ansu Fati

Preocupante. Una lesión de rodilla cortó en seco su progresión. La sufrió en noviembre y era para cuatro meses, pero no volvió en toda la temporada tras cuatro pasos por el quirófano. Su estado preocupa mucho, ya que con solo 18 años parece llamado a liderar el equipo los años venideros.

Francisco Trincao

Trabado. El extremo portugués no ofreció el desequilibro que prometían los 31 millones de euros de su traspaso. Su participación ha estado reducida a los minutos finales de encuentros plácidos o que el Barça debía remontar como fuera.

Martin Braithwaite

Justo. El único delantero centro puro de la plantilla acabó LaLiga con solo dos tantos y apenas 1.160 minutos jugados. Nadie duda de su entrega, pero su nivel está lejos de la exigencia del Barcelona y su futuro parece que también.

Miquel Muñoz

(c) Agencia EFE