Malik Beasley, de los Timberwolves, cumplirá este verano 120 días de cárcel

Agencia EFE
·2  min de lectura

Redacción Deportes (EE.UU.), 9 feb (EFE).- El escolta-alero de los Timberwolves de Minnesota, Malik Beasley fue condenado este martes por un juez a cumplir con 120 días de cárcel después que concluya la temporada regular, tras declararse culpable de un delito grave de amenazas de utilizar la violencia.

Sin embargo, el abogado de Beasley, Steven Haney, a través de un comunicado dijo que su cliente podría cumplir la sentencia mediante confinamiento en su residencia, debido a que el delito grave podría reducirse a un delito menor al final de su libertad condicional.

Bajo un acuerdo de culpabilidad, los fiscales acordaron retirar los cargos por delitos graves de drogas contra Beasley.

El titular de los Timberwoles, con promedios de 20,5 puntos y 5,2 rebotes, se enfrentaba a delitos graves por sustancias controladas, narcóticos y delitos graves por recibir y ocultar cargos de propiedad robada, según los registros de la cárcel del condado de Hennepin (Minnesota).

Sin embargo, el pasado noviembre, Beasley, un agente libre restringido, alcanzó un contrato de cuatro años y 60 millones de dólares con los Timberwolves, que serán los que tengan la opción para el último.

Beasley fue arrestado a fines de septiembre en su casa en Plymouth (Minnesota).

De acuerdo a la documentación oficial del Departamento de Policía de Plymouth, los agentes fueron llamados a la residencia de Beasley por un delito de armas que se había reportado.

Los informantes dijeron a los agentes que habían detenido su automóvil frente a la casa, y un "sospechoso se acercó a su vehículo, golpeó la ventana del vehículo, les apuntó con un arma y les aconsejó que salieran de la propiedad".

"Mientras las víctimas se alejaban, se observó al sospechoso sosteniendo el arma hasta el hombro, apuntando a su vehículo", señaló el comunicado de la policía.

Los agentes establecieron un perímetro para localizar al individuo y detectaron un fuerte olor a marihuana, siempre según el comunicado oficial.

Un vehículo intentó salir de la propiedad y fue detenido por la policía. Tres personas en el automóvil fueron detenidas y luego liberadas. Un hombre, que se identificó a sí mismo como el dueño de la casa, estaba afuera gritando a los agentes.

La autoridades obtuvieron una orden de registro de la propiedad y localizaron narcóticos y numerosas armas, una de las cuales fue confirmada como robada, señaló la policía.

(c) Agencia EFE