La maldición de tocar la Copa, previo a una final

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 30 (EL UNIVERSAL).-Ahora fue Marinho, extremo del Santos, el villano en la Copa Libertadores, por romper una de las cábalas más tradicionales en el futbol.

El atacante tocó el trofeo cuando su equipo y el Palmeiras (campeón al ganar 1-0) saltaron al campo del estadio Maracaná, una de las "maldiciones" conocidas en el balompié internacional.

Pero Marinho no está solo, debido a que varios jugadores han roto esta cábala y pocos lograron salvarse de perder el gran partido.

Algunas de las más famosas capturas que regresan a la memoria son la de Timoshchuk, del Bayern Munich, al tocar la "Orejona" en la final de la Champions League 2011-12. Los bávaros cayeron en penaltis ante el Chelsea, en la casa alemana, el Allianz Arena.

En la Europa League de 2018, el francés Dimitri Payet, acarició el laurel; al minuto 30 se vio obligado a salir del encuentro por una lesión y que el Atlético de Madrid goleó 3-0 a su Marsella.

En la Copa del Mundo sub-20 de 2015, tres brasileños tocaron el trofeo antes del silbatazo inicial. La selección juvenil perdió contra su similar de Serbia.

Aunque también hay sus excepciones, como en la Europa League de 2015, cuando Grzegorz Krychowiak, del Sevilla, rozó el trofeo. Aun así, el club ibérico se impuso 3-2 sobre el Dnipro.

Incluso, el año pasado, en la final de la Copa Libertadores, el delantero del Flamengo, Gabigol, la tocó, marcó los dos goles de la victoria sobre el River Plate y levantó el trofeo como monarca de la Conmebol.