Más malas noticias para Boca: se cayó el pase del colombiano Felipe Román, que no superó la revisión médica

Franco Tossi
·3  min de lectura

Boca no tendrá segundo refuerzo. Sí, así como lo lee: Marcos Rojo será la única incorporación del equipo de Miguel Ángel Russo para afrontar el primer semestre de 2021. El pase de Felipe Román, el colombiano de 25 años, que llegó esta mañana al país para terminar de dar los últimos pasos y firmar su contrato por tres años, se cayó definitivamente por la tarde, cuando se conocieron los resultados de la revisión médica.

Al Barcelona (y a Messi) se le cae encima el Camp Nou

El lateral derecho era muy esperado por Russo, que lo hizo debutar y lo empleó en 2017 en Millonarios, el club bogotano en el cual el defensor se desempeñó toda su vida. Con problemas para encontrar un apellido firme en ese puesto, el entrenador le pidió al Consejo de Fútbol la contratación de este nombre de confianza que, encima, en estos años se había mostrado más maduro en su rendimiento, consiguiendo -incluso- una citación reciente para prepararse con el seleccionado colombiano de la mano de Reinaldo Rueda.

No obstante, el hombre de 25 años encendió la alarma cuando el cuerpo médico y el grupo de ex jugadores, que comanda Juan Román Riquelme, recibieron los diagnósticos de los estudios correspondientes para aprobar o no el traspaso: al detectar un severo inconveniente cardiológico, en Boca desistieron de contratarlo.

Desde el club se ofreció un comunicado oficial, sin mayores detalles: "Boca Juniors y Millonarios Fútbol Club de Colombia informan que el jugador Andrés Felipe Román no superó los estándares médicos requeridos por el Departamento Médico de Boca, requisito indispensable para la realización de la transferencia".

Lo que trascendió es que el colombiano no era protagonista de un estudio semejante desde hace un año y medio, y las pruebas de este jueves detectaron una miocardiopatía hipertrófica que podría derivar en una muerte súbita, en caso de seguir avanzando. El peligro es muy grande y en Boca no lo van a correr. Así las cosas, Russo deberá conformarse con manejar prácticamente el mismo plantel de 2020.

Un problema más entre los que la entidad boquense vivió en las últimas semanas. Cuando parecía que al fin podía aparecer una buena, la cosa terminó saliendo torcida. El club arrastra las turbulencias que generó la rebelión de algunos futbolistas que se reunieron con el técnico para intentar llegar a un encuentro con Riquelme, disconformes por cómo se manejó su equipo de trabajo con algunos jugadores, que terminaron yéndose conflictivamente.

También, incluso hoy, tuvo la cabeza en Cristian Pavón: su posible venta a Los Ángeles Galaxy de la MLS (se tratará de continuar en los próximos días); el pedido para prohibirle la salida del país por la denuncia por abuso sexual; la carta documento que presentó la semana pasada para percibir el mismo salario que gozó durante el último año y medio en California; la operación a la que se sometió ayer en sus tobillos por sufrir de una fibrosis; y las duras declaraciones de hoy de su padre, diciendo -entre otras cosas- que "para Cristian, cualquier club es mejor que Boca".

Tampoco el equipo pisó firme en el debut por la Copa de la Liga, en la que igualó 2-2 con Gimnasia dejando una pálida imagen y sumando dudas internas y externas. Además, otro que parecía que se podía transformar en refuerzo era Esteban Rolón, el volante de Huracán. Sin embargo, tampoco contará con él por el dinero exigido por la directiva del Globo: su cláusula de rescisión es de U$S 500.000, pero ejecutable recién en junio. Ahora a Boca le exigieron el doble, pero decidieron poner el dinero a mitad de año para contar con el ex futbolista de Argentinos y Málaga, de España.