Todo mal para Estudiantes: Mascherano erró un penal, fue eliminado de la Copa Argentina por un equipo de la C y renunció Milito

LA NACION
lanacion.com

Estudiantes se quedó sin entrenador y su jugador estrella, Javier Mascherano, fue protagonista de la prematura eliminación en los 32avos de la Copa Argentina frente a Laferrere, que marcha noveno en la Primera C. Habían empatado 1-1 en tiempo reglamentario por los goles de Federico González y Agustín Faillace. La derrota, sumada al pésimo rendimiento individual de algunos jugadores y, sobre todo, a la pobre imagen colectiva que dio el Pincha, provocaron la salida del DT Gabriel Milito.

La Copa Argentina ya había sido crucial para la suerte de los entrenadores del Pincha. En la edición de 2017, el equipo platense cayó 3-2 contra Pacífico de General Alvear (Mendoza) en el estadio Florencio Sola. El resultado hizo que se terminara en forma prematura el ciclo de Claudio Vivas al frente del equipo. El año pasado, y ya con Milito como entrenador, el Pincha perdió con Central Córdoba de Santiago del Estero. Eso motivó que la dirigencia, encabezada por Juan Sebastián Verón, lo respaldara. Su posición quedó en el aire, pero el partido siguiente le dio algo de aire: fue victoria por 3-0 frente a Rosario Central en La Plata.

Una vez terminado el estadio de Uno, reforzar el equipo fue la prioridad. Javier Mascherano regresó desde China para transformarse en uno de los emblemas. Luego se agregaron Marcos Rojo y el uruguayo Martín Cauteruccio. Incluso hubo quienes soñaron con el español Andrés Iniesta. Pero el equipo jamás apareció.

Agustín Alayes dio la noticia de la renuncia de Milito

Una prueba de ello fue lo que ocurrió en la cancha de Lanús frente a Deportivo Laferrere, noveno en la Primera C. La diferencia de categoría no existió. Tampoco la de jerarquía. Así, fue el propio Mascherano el que, con un error, definió la serie a favor del equipo del ascenso. Su penal, el primero de la serie de un disparo para cada equipo después de haber quedado igualado en los cinco iniciales, se fue a las nubes.

El ex futbolista de West Ham, Liverpool y Barcelona, que antes había había habilitado a un delantero de Laferrere en la acción del gol rival, debió haber querido que se lo tragara la tierra. Ni siquiera saludó a los rivales que intentaban animarlo luego del error. Se fue al vestuario con la cara llena de bronca. Milito, incrédulo, ya había emprendido el mismo camino. En la cancha de Lanús arreciaban los insultos para el DT. Minutos después se confirmaría su salida del equipo.

Qué leer a continuación