El mail de Guillermo Vilas: Diego Veronelli reveló la silenciosa ayuda que recibió de Willy para crecer en el ATP Tour

LA NACION
·3  min de lectura
Guillermo Vilas y su silenciosa ayuda a Veronelli hace 17 años
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera

Diego Veronelli fue un ex tenista profesional, actualmente coach y que hasta hace un tiempo dirigió los entrenamientos de la puertorriqueña Mónica Puig, medalla de oro en Río 2016. A lo largo de su carrera tenística, el argentino Veronelli alcanzó una final de dobles en un torneo ATP y alcanzó sus mejores posiciones en 2004, cuando apareció Nº 165 del mundo en singles y Nº 171 del mundo en dobles. Dueño de un revés a una mano; también ganó ocho Futures y fue subcapitán del equipo argentino de la Fed Cup.

Hombres de hierro: Pelé, Maradona y Vilas, y el N° 1. ¿Qué es ser número 1?

Más allá del gran presente de Diego Schwartzman, que viene de ser finalista en Colonia y pelea firmemente por ingresar al Masters de Londres, el tenis argentino se emociona por estos días con la película de Guillermo Vilas y su incansable luchar por ser reconocido como Nº 1 del mundo en 1977 a partir de la revisión de la estadística del periodista Eduardo Puppo.

Hoy de 40 años, es aquí donde Veronelli entra en escena, porque reveló la ayuda que recibió de Willy en su época de jugador, en 2003, cuando luchaba por hacerse un lugar en el circuito ATP. En Twitter describió su rica experiencia al lado del patriarca del tenis nacional: "Flaco, ¿querés que te dé una mano? Corría el verano de 2003 y yo estaba sin entrenador, cuando Guillermo Vilas se cruzó en mi camino. Al otro lado del alambrado, en una de las canchas del club que llevaba su nombre, Willy advirtió la situación".

Veronelli siguió el relato en las redes: "Sin dudarlo un instante, Se metió en la cancha y empezó a ayudarme a modo de sparring/coach (a el también le gustaba jugar por el simple hecho de pegarle a la pelota. Después de varios días de valiosos consejos, viajé al torneo y me pidió que siguiera en contacto, cosa que así hice. No solo para agradecerle, sino para seguir pidiéndole consejos. Acá la prueba del por qué es un número 1. Me los guardé como un tesoro bajo llave y hace poco decidí compartirlos públicamente . Hoy lo hago de nuevo".

A continuación, Veronelli difundió el contenido de un mail en el que Vilas lo llena de consejos para ser jugador, con un texto encolumnado: "Flaco, no lo conozco al francés. Estás jugando de 10, no tomes riesgos innecesarios. Tomá seguridad. Cuando se la veas mal, jugate consciente y apuntá. Que no sea un lance. Hoy sos un jugador completo y podés realizar cualquier tiro. Los riesgos los podés controlar. Sabés el riesgo que tomás, pero si sabés que no hay otra, tomalo decidido. Es eso o nada. No tomes riesgos si sabés que con dos tiros más vas a ganar igual el punto. Los riesgos se toman cuando no queda otra". Si los tomás así, los riesgos se incorporan a tu juego. Lo que ayer era un riesgo, hoy es un tiro que manéas con aplomo".

El mail de Vilas a Veronelli continúa de esta manera: "Tenés demasiado juego y respondés a las exigencias. No porque juegues bien hagas demasiado para ganar. No pierdas ningún punto. No juegues para el público. Nunca pienses que has ganado. Nunca pienses que has perdido. Nunca pienses que es difícil o fácil. Pensá en lo que tenés que hacer. Hacelo lo mejor que puedas. Aplicá lo que te parezca correcto. Realizá los golpes como si cada uno te abriera un nuevo mundo mejor. Sé humilde. Sé sincero, Sé fuerte. No seas duro contigo mismo. No te alabes. Escuchá tu consciencia. Aplicá y resolvé. Guardá lo bueno y sacá lo malo. Sin contradiccciones. Sin reproches. Claro, lúcido y sin parar por un instante. Todo es bueno si te deja algo. Hoy sirve para el futuro. El futuro no sirve para hoy. Suerte, Gullermo".