Los machos alfa de Vox delegan en Macarena Olona para suplir sus carencias. ¿De quién se trata?

 

Macarena Olona (C), la nueva portavoz de Vox en el Congreso. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
Macarena Olona (C), la nueva portavoz de Vox en el Congreso. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

Cuesta que un partido agitador cambie el chip a ser un partido de Gobierno. Los tics generados en la oposición y el desconocimiento del funcionamiento de las Administraciones suelen provocar más de un cortocircuito. No es lo mismo confrontar las ideas de un Gobierno que aplicarlas. No es lo mismo reclamar que proponer. Y en esas lleva Vox varios meses en los que se ha liado con las competencias andaluzas -quiere devolverlas al Estado mientras pide autonomía para aplicarlas-, vende como receta de éxito medidas de dudosa legalidad -como premiar a empresas en concursos públicos por tener su sede en España-. Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros y Javier Ortega Smith ya han hecho el ridículo en una docena de ocasiones por desconocimiento total del nuevo hábitat en el que Vox se mueve desde su entrada en las instituciones y han decidido ponerle remedio. ¿Cómo? Delegando la comunicación del partido de extrema derecha en el Congreso a Macarena Olona.

La nueva voz femenina del patriarcado de Vox es abogada del Estado. Una especialización clave en el futuro de Vox ya que su meteórico ascenso electoral le permite ya presentar recursos de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional. Un procedimiento para el que se requiere:

a) que sea presentado por el/la Presidente/a del Gobierno.

b) que sea presentado el/la Defensor/a del Pueblo.

c) que sea presentado por al menos cincuenta diputados.

d) que sea presentado por al menos cincuenta senadores.

Es decir, que Vox ya no dependen de nadie para intentar boicotear o, al menos, poner palos en las ruedas, del procedimiento habitual de la Administración General. Hablamos de la gestión de los Estatutos de Autonomía y demás leyes orgánicas, de disposiciones normativas y actos del Estado con fuerza de ley, Tratados internacionales, reglamentos de las Cámaras Alta y Baja...

Pero, claro, mejor que ese plan lo pilote alguien que entienda de la materia. De ahí el ascenso de Olona. Una abogada con un currículum impresionante según recoge El Confidencial quien la define como "experta en ganar en los tribunales casi todo lo que tiene delante". Entre sus casos destaca la absolución de todos los policías acusados de sobrepasar los límites legales en sus cargas contra los manifestantes del barrio burgalés del Gamonal, la primera multa contra un alcalde por incumplir la ley de 1981 que obliga a hacer ondear la bandera de España en los edificios públicos, o la exculpación de cuatro guardias civiles que habían sido acusados de torturas, entre otros.

Olona, además, presume de una capacidad dialéctica muy superior a la de los miembros del núcleo duro del partido. Especialmente Abascal quien recurre de manera habitual al 'Viva España' para contestar a preguntas para las que no tiene respuesta. El episodio más sonrojante tuvo lugar antes de las últimas elecciones cuando, en una conferencia del Club Siglo XXI, demostró que, salvo ensalzar la bandera, su programa electoral estaba en pañales.

Preguntado por las medidas del presidente de la República francesa, Emmanuele Macron, sobre atraer a las grandes empresas de Londres tras el brexit afirmó que "no es responsable que aventure una contestación en algo en lo que no ha pensado más de cinco segundos sobre ello".

 Con respecto de la investigación que implica "manipulación de embriones", asumió que no tiene "conocimiento sobre ello".

Y cuestionado por si los inspectores de Hacienda deben cobrar más en función de lo que recauden, Abascal simplemente logró apuntar que "es algo de lo que no he reflexionado".

Vox ya no se quedará en blanco ante las cámaras siempre que esté Olona cerca.

Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación