México quiere amarrar el pase a semis cuanto antes

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 21 (EL UNIVERSAL).- ¿Cuál es el enemigo al que la Selección Mexicana Sub-23 le debe de poner más atención en el segundo duelo del Preolímpico, en contra de Costa Rica?

¿El rival, porque es de prosapia en la zona?

¿La falta de cohesión del equipo nacional?

¿O la amenaza del grito de Eh puto?

A todo esto le tiene que hacer frente Jaime Lozano, a todo esto le pone el pecho, porque sacar el triunfo es importantísimo, para asegurar un lugar en las semifinales del torneo.

Del rival, el Jimmy comentó: "Costa Rica es un buen equipo y su juego es muy parejo. Quizá merecían un poco más (ante Estados Unidos). Así que hay que jugar bien, no bonito y reitero, ser contundente".

A pesar de que en la presentación, se goleó 4-1 a República Dominicana, los medios y el mismo Lozano no quedó del todo satisfecho: "Soy muy autocrítico. Sin duda alguna contra Dominicana, pudimos hacer dos o tres goles más en el primer tiempo, y sólo cayó uno. Después llegaron las anotaciones, y comparto lo que la prensa dice. El equipo pudo ser más fluido en ataque y contundente".

Sobre el grito homofóbico, que se presentó en el primer juego, y que puede provocar sanción para el equipo, dijo: "Parece que nos olvidó todo lo que pasó con esto, todo lo que habíamos ganado se puede perder. Ojalá no se repita".

¿Vuelve?

J.J. Macías podría ser titular en el juego contra los ticos, al recuperarse de su lesión.