Marc Márquez, todavía sin creérselo, asegura que es "una gran victoria"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Hohenstein-Ernstthal (Alemania), 20 jun (EFE).- El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), vencedor del Gran Premio de Alemania de MotoGP en su circuito "talismán" de Sachsenring y 581 días después de su última victoria en Valencia, reconoció: "Aún no acabo de darme cuenta de lo que ha ocurrido, pero sí que es cierto que ha sido un momento difícil de mi carrera y esta victoria me va a ayudar mucho a continuar".

"Cuando estás en una situación como ésta, que vienes de tres ceros consecutivos, no es fácil continuar y tampoco desde el punto de vista físico, así que cuando crucé la línea de meta pensé en todas aquellas personas que me han ayudado a poder estar hoy aquí", recuerda con cariño Marc Márquez.

"La verdad es que es imposible salir de una situación así sin la ayuda de más personas, del equipo, de los médicos, el 'fisio', la familia, los amigos, pues de aquí no se sale solo y la verdad es que me han ayudado y me están ayudando mucho, pero en la próxima carrera volveremos a nuestra situación real", asegura el piloto de Repsol, que quiso agradecérselo también a Honda "por el respeto" que le han mostrado "durante todo este tiempo".

Marc Márquez también recordó una llamada que tuvo con el australiano Mick Doohan, quien en la temporada 1992/1993 pasó por una situación muy similar.

"Lógicamente, cuando estás en una condición difícil buscas consolarte con alguien que haya pasado por tu situación o una parecida, y uno de ellos ha sido Alberto Puig -su director deportivo-, que me ha ayudado muchísimo, Emilio Alzamora -su representante y ex piloto- también, pero tuve una llamada de casi media hora con Mick Doohan en Mugello que me ayudó muchísimo", recuerda Márquez.

"En muchas cosas según me lo explicaba coincidía en que era exactamente lo que me pasaba a mí, me explicó cómo se sentía, qué le pasaba y qué errores hacía y parecía que estaba narrando mi situación, simplemente escuchaba, no hablaba, y la verdad es que estaba narrando mi situación", explica el piloto de Repsol Honda.

"Me dijo que cometía errores estúpidos, como yo he hecho este año también, pero me dijo que era normal, que a él le pasó y que luego todo cambia", afirmó Márquez al respecto.

En cuanto a la carrera, Márquez recordó: "El jueves dije que éste iba a ser el primer fin de semana en el que iba a poder pilotar con menos limitaciones físicas al haber muchas menos curvas a derechas, con lo cual había menos curvas en las que perder el tiempo y aunque en las curvas a izquierdas no me siento al ciento por ciento de posición, no tengo ninguna limitación".

"Hoy he hecho la salida perfecta y también he hecho una primera vuelta perfecta y luego, cuando he visto que caían algunas gotas, pensé 'esta es la mía' y continué tirando y empujando igual que antes cuando estaba completamente seco y conseguí una distancia", explica el vencedor de Alemania.

"Cuando vi que Miguel (Oliveira) me recortaba las diferencias tuve mis momentos de duda, era difícil empujar porque estaba pensando más en la situación y en los tres ceros consecutivos que llevaba en las tres últimas carreras, por eso era importante llevar la moto hasta el final de la carrera y al final lo hemos hecho bien", destacó el piloto de Repsol Honda.

Márquez volvió otra vez sobre sus pasos al recordar: "Cuando sufrí la lesión, siempre tuve la sensación de que volvería y fuerte, pero la primera vez que piloté una MotoGP en Portimao pensé 'ufff, estoy lejos de mi nivel' y ese momento me resultó muy duro y también en las siguientes carreras, pero lo que hice fue evadirme de los comentarios y concentrarme en mi equipo".

"Esta victoria es diferente, no sé por qué, pero no me siento eufórico, quizás a lo mejor lo asimile cuando llegue al 'box', pero es cierto que esto nos va a ayudar, pues era difícil a nivel mental tras tres ceros consecutivos y lo fácil habría sido cortar y acabar en el podio, pero no es mi mentalidad, y yo quería seguir trazando mi línea y seguir mi instinto", asegura el siempre combativo e inconformista Marc Márquez.

En el aspecto físico, el piloto de Repsol reconoció: "El dolor está ahí y es cierto que en esta carrera he tenido más dificultades que en Jerez, pero del resto de carreras no puedo decir nada porque no las acabé, no pude dar más de diez vueltas seguidas, así que me imagino que la semana que viene me costará más que Assen, que es un circuito que exige más de condiciones físicas, pero el dolor es dolor, no es un brazo normal, pero necesita tiempo".

Márquez sumó su undécima victoria consecutiva en Alemania, pero a pesar de todo señaló: "En la carrera de hoy tenía que mantenerme muy concentrado y no rendirme; ese era uno de los puntos clave, por eso decidí olvidarme de todo y traté de recuperar los recuerdos de este circuito y cambié el nombre de Oliveira por el de mi hermano cuando entrenamos en casa, cuando el más rápido va detrás y el más lento va delante y pensé, bueno, si me va recuperando no hay problema, pero la verdad es que empujé a tope y no tiré la toalla".

Marc Márquez destacó que esta vez para él "las vacaciones van a ser tan importantes como el trabajo". "Necesito dos semanas de descansar y desconectar, porque hace dos inviernos que no he tenido vacaciones por las intervenciones y la fisioterapia, y necesito desconectar aunque no llegue preparado a Austria".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.