La Máquina atropella a ingenuo rival

·2  min de lectura

Óscar Torres

CIUDAD DE MÉXICO, abril 14 (EL UNIVERSAL).- Esta es la realidad de la Concacaf. Las diferencias que hay entre una Liga profesional como la mexicana y una amateur como la haitiana se reflejaron en la victoria de Cruz Azul 8-0 sobre el Arcahaie, que de esta forma pasa a los cuartos de final en espera del ganador de la serie entre Toronto y León.

La Máquina se quitó, de esta forma, la "presión" que hubo por haber empatado a cero goles en la ida, que sólo fue un espejismo. Cruz Azul fue serio y honró a los haitianos tratando de hacer todos los goles posibles, lo que al final pareció un abuso ante un cuadro rival que desfallecía por su falta de aire.

El Arcahaie llegó arrastrando la cobija a la Ciudad de México. No tenía para el viaje, así que Concacaf tuvo que poner dinero. Llegaron sin el portero titular, quien no tenía los papeles para poder viajar. La noche del lunes, un jugador "se escapó" de la concentración y nadie sabe dónde está. En pleno juego uno de sus futbolistas se desmayó por falta de oxígeno y estuvo a punto de ir al hospital. Y a los tres minutos de juego, el equipo ya perdía el partido.

Prácticamente fue un interescuadras el que jugó a Cruz Azul, con la instrucción de tirar a gol.

Los tantos de La Máquina fueron obra de Alexis Gutiérrez (2'), Yoshimar Yotún (10'), Elías Hernández (24'), Walter Montoya (48' y 63'), Josué Reyes (61'), Bryan Angulo (68') y Juan Escobar (75'). Esta no fue la máxima goleada de los celestes en Concacaf. Ese honor corresponde al equipo de 1988, que derrotó 12-2 al Leslie Verdes de Belice

Cruz Azul cumplió con el compromiso y se dijo listo para la final adelantada contra el América, donde puede romper la marca de victorias consecutivas.

* LOS DIRECTORES TÉCNICOS

Juan Reynoso colocó a algunas piezas importantes y resolvió el trámite con tranquilidad. Michel Gabriel hizo lo que pudo.