El último lunes de la Bundesliga y los sueños de los ultras

Agencia EFE
·2  min de lectura

Berlín, 12 abr (EFE).- El partido de esta noche entre el Hoffenheim y el Bayer Leverkusen será el último que se juegue en lunes en la primera categoría del fútbol alemán lo que se considera un éxito de los ultras que, con sus protestas, llevaron a que en el futuro la jornada vuelva a jugarse entre viernes y domingo.

"El que las protestas hayan llevado a que acaben los partidos de los lunes es un gran éxito para los aficionados organizados", dijo el Servicio de Información Deportiva (SID) Helen Breit de la organización "Unsere Kurve" (Nuestra curva).

Las protestas contra los partidos de los lunes empezaron desde el comienzo, hace aproximadamente tres años. Cada partido era más noticia con las acciones de protesta, desde pancartas en las tribunas hasta pelotas de tenis lanzadas al terreno de juego que forzaban a interrumpir el juego.

Pese al triunfo los ultras alemanes en el tema de los partidos de los lunes actualmente en el mundillo de los seguidores organizados hay escepticismo con respecto a sus otras luchas debido a que las protestas no pueden desarrollarse en el escenario habitual -las tribunas de los estadios- debido a las restricciones forzadas por la pandemia.

"Podemos hablar a través de la prensa y a través de comunicados pero eso no tiene el mismo efecto emocional que las acciones en los estadios", dijo Breit.

Actualmente hay para los ultras alemanes dos frentes de combate en los que libran luchas que probablemente estás perdidas de antemano.

La una es el deseo de que la Federación Alemana de Fútbol (DFB haga un boicot al Mundial de Catar. El otro frente de batalla es el rechazo a la reforma de las competiciones de clubes europeas que, en opinión de los ultras, está dirigida solo a aumentar el poder de los clubes más fuertes lo que terminará perjudicando las ligas nacionales.

(c) Agencia EFE