Luka Doncic: el genio va a los Juegos Olímpicos tras una animalada

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Luka Doncic enmudeció a 16.000 personas en Kaunas, Lituania, y clasificó a Eslovenia para los Juegos Olímpicos de Tokio
Luka Doncic enmudeció a 16.000 personas en Kaunas, Lituania, y clasificó a Eslovenia para los Juegos Olímpicos de Tokio

Es Luka Doncic. Es el jugador más dominante que tiene el básquet FIBA de la actualidad. El único capaz de modificar el valor de un equipo de manera exponencial. La ecuación es esta: sin él, los eslovenos no pudieron clasificarse para un Mundial de 32 equipos; con él, no sólo están clasificados para Tokio 2020 (entran sólo 12 países), sino que son grandes candidatos a ganar una medalla.

Eslovenia tiene buenos jugadores. Pero por sí solos no hubieran logrado el pasaporte. Probablemente están 20 puntos por debajo de Lituania. Este repechaje, uno de los cuatro que se realizaron este fin de semana, se jugó Kaunas, ante 16.000 personas en el repleto Žalgirio Arena. Un público fervoroso que sabe de básquet y lo siente como muy pocos en Europa. Con un poderío notable, liderado por los NBA Domantas Sabonis y Jonas Valanciunas... 

Doncic mediante, ellos nada pudieron hacer, y esa multitud se aplacó muy temprano. 

El control del juego del base de Dallas Mavericks es inmenso. Es muy común ver triples dobles en la NBA. Allí se juegan partidos de 48 minutos. En FIBA, sólo son 40; por eso es mucho más difícil repetir semejante estadística. Pues bien, Doncic lo logró en el partido de este domingo cuando sólo llevaba jugados 20 minutos. Al final terminó con 31 puntos, 11 rebotes y 13 asistencias. Desde lo técnico, concentra todas las virtudes. Juega como nadie, maneja todos los fundamentos, ofrece jugadas de fantasía. Se queja mucho con los árbitros, su mayor defecto. Pero después se ríe mucho en la cancha. Puede ser un demonio o un ángel con la misma naturalidad. Es el Aleph del baloncesto.

La protesta constante de Luka Doncic contra los árbitros, de los pocos defectos de un jugador casi perfecto
La protesta constante de Luka Doncic contra los árbitros, de los pocos defectos de un jugador casi perfecto

Doncic tiene, además, un enorme amor por su país. Sin caer en chauvinismos, siempre lo expresa en sus redes sociales. Se nota, además, por la pasión y la alegría con la que se lo ve cuando se viste con la ropa de su selección. Si no participó antes fue sencillamente porque la modificación de los calendarios internacionales limitaron a todos los jugadores de la NBA. Por eso no estuvo en las ventanas internacionales de la eliminatoria mundialista. Y por eso Eslovenia quedó fácilmente eliminado.

El recuerdo de esa eliminatoria es una clara muestra de lo que Doncic representa. Aquel equipo, sin él, perdió con Bielorrusia, Montenegro, Ucrania y Letonia. Todas naciones de segundo y tercer orden en Europa. Perdió 9 de 12 partidos que jugó y terminó última en el grupo clasificatorio. 

Pero ahora dijo presente. Poco después de la eliminación de los playoffs con los Mavericks, no dudó en sumarse al conjunto nacional. Se puede poner un ejemplo similar. El serbio Nikola Jokic, otro conocido de Campazzo en Denver, eligió mantenerse al margen del repechaje de Belgrado. Claro, el poderío de Serbia hacía pensar que su presencia no era tan significativa. Su país podía clasificarse igual, con una abundancia suprema: Milos Teodosic, Nemanja Bjelica, Vasilije Micic, Boban Marjanovic... Pero Italia dio el mayor batacazo de esta última etapa clasificatoria y lo eliminó en Belgrado (102-95). La presencia de Jokic no hubiera cambiado sustancialmente las posibilidades de su país. Al menos no en la dimensión que sí pude hacerlo Doncic en Eslovenia. Igual Jokic, seguramente, ya debe estar muy arrepentido. 

El primer boleto para Tokio 2020 de los cuatro que otorgó la FIBA por los repechajes olímpicos se lo quedó Eslovenia
El primer boleto para Tokio 2020 de los cuatro que otorgó la FIBA por los repechajes olímpicos se lo quedó Eslovenia

En Kaunas, Eslovenia arrasó en el grupo inicial a Angola (118-68) y a Polonia (112-77), barrió a Venezuela en semifinales (98-70) y eliminó con autoridad al anfitrión Lituania (96-85).

Vídeo | Destroza la canasta con un mate y casi termina en desgracia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.