Luis Suárez no se arrepiente por ser un rival difícil

Por Richard Martin
Reuters
El delantero del Barcelona Luis Suárez en un duelo de liga frente al Espanyol en Barcelona, feb 4, 2018. REUTERS/Albert Gea

El delantero del Barcelona Luis Suárez en un duelo de liga frente al Espanyol en Barcelona

El delantero del Barcelona Luis Suárez en un duelo de liga frente al Espanyol en Barcelona, feb 4, 2018. REUTERS/Albert Gea

Por Richard Martin

BARCELONA (Reuters) - El delantero del Barcelona Luis Suárez defendió su agresivo estilo de juego y dijo en una entrevista publicada el jueves que intenta que sus rivales sean expulsados si ya tienen una tarjeta amarilla.

En una entrevista con La Vanguardia, Suárez respondió que se consideraba un jugador difícil para los rivales, pero sostuvo que "cualquier afición querría tener un jugador así".

"Si le preguntas a un rival con el que me peleo constantemente si querría tener un tipo como yo de compañero, cerraría los ojos y diría que sí", añadió Suárez.

La actitud del uruguayo está bajo la lupa antes del partido de vuelta de semifinales de la Copa del Rey del Barça contra el Valencia más tarde el jueves ya que el DT Marcelino García Toral avisó a sus jugadores que no se dejen provocar por Suárez.

Pero el internacional uruguayo, que califica la rivalidad en la cancha como "la esencia del juego", se muestra impenitente.

"Aquí el mínimo detalle hay que aprovecharlo", dijo Suárez. "Yo puedo discutir con un central y tendré más opciones de poder expulsarlo sabiendo que tiene una amarilla (...) Y el central contigo igual".

"Yo soy de la teoría de que si a mí me insulta el rival, me dice que soy malo, me dice de todo o se mete con mi hermana, yo no iré jamás a la prensa a contarlo. Yo lo aguanto todo. Ni me molesta, ni me duele. Forma parte del juego", relató.

Suárez tuvo un difícil comienzo de temporada por una lesión de rodilla, pero tras un parate de dos semanas en noviembre suma 16 goles en sus últimos 17 partidos. El uruguayo es una pieza vital del Barça, que lidera la liga española con nueve puntos de ventaja sobre su rival más cercano.

"Me preocupaba mucho, y más que los goles, porque eso son rachas por las que ya he pasado. Me notaba mal la rodilla y temía que me afectara también psicológicamente", dijo Suárez en la entrevista. "Mi actitud no era la misma, la intensidad tampoco".

"Después de noviembre me vi espectacular. Pude descansar, recuperarme y psicológicamente cambié el chip", añadió el delantero.


(Reporte de Richard Martin. Editado en español por Javier Leira)

Qué leer a continuación