El termómetro de la jornada 20

Agencia EFE
·4  min de lectura

Madrid, 24 ene (EFE).-

-- SUBEN:

- Youssef En-Nesyri: respondió a los rumores sobre su futuro y el interés surgido desde la Premier con goles. Tantos, que se ha colocado máximo artillero de LaLiga Santander junto al uruguayo Luis Suárez, antes de despejar cualquier tipo de duda y confirmar que se queda en el Sevilla. Al Cádiz le hizo tres goles de oportunista. En el lugar adecuado siempre para un rechace del poste, para soltar un testarazo inapelable o mostrar hambre de gol comiéndose a su defensor en un balón dividido. Está lanzado y ayuda a que el Sevilla llegue a la zona de la clasificación donde desea estar.

- Toni Kroos: firmó en Mendizorroza uno de esos encuentros repletos de autoridad para tomar el mando y dirigir la reacción del Real Madrid. Su figura se engrandeció en el centro del campo con 96% de efectividad en el pase de un futbolista que entra en contacto continuo con el balón. La actitud que exigía el guión para superar la debacle copera, quedó demostrada por el alemán en el tiempo añadido del primer acto, ganando por dos goles y lanzando una presión para el robo y el pase medido en largo -cien por cien de efectividad- para el gol de Eden Hazard. Dio una lección de fútbol para poner en las escuelas a los que desean ser centrocampistas.

- Joaquín Sánchez: su vuelta después de superar el coronavirus no pudo ser más decisiva. En el Real Arena disputó sus primeros minutos del 2021. Restaban doce para el final del encuentro y el Betis perdía 2-0 ante la Real Sociedad. A sus 39 años saltó con la ilusión de un debutante y contagió su fe a todo el equipo. Primero asistió pegado a banda a Sergio Canales, con un gran centro con rosca desde la derecha, y puso la guinda marcando su primer tanto del curso para acabar dando un punto a su equipo que supo a oro. El gran referente bético regresó a lo grande.

- Ante Budimir: sus goles impulsaron un triunfo de Osasuna tres meses después y sacaron del descenso a un equipo que ve la luz. Desde el 24 de octubre no ganaba en LaLiga y al fin logró trasladar la mejoría mostrada en Copa del Rey. Para ello fue clave tener un referente goleador. Budimir fue una amenaza constante de la defensa del Granada y firmó un doblete antes de que unas molestias musculares le impidieran seguir tras el descanso. Alcanza cuatro dianas en la competición doméstica y su equipo demanda más para lograr el objetivo de la salvación.

-- BAJAN:

- Delantera del Huesca: el cambio en el banquillo con la llegada de Pacheta por Míchel no ha generado cambio alguno en la línea de resultados porque el equipo oscense está seco de gol. De poco le sirvió dejar, siete partidos después, su portería a cero ante el Villarreal gracias a la buena actuación de Álvaro Fernández, si ninguno de sus delanteros dejó un solo remate a puerta. Apenas Ontiveros, partiendo desde banda genera algo, pero en punta ni Rafa Mir ni el japonés Okazaki dejaron acciones de peligro. Un tiro a puerta jugando de local y con la necesidad imperiosa de un triunfo. La salvación se aleja a seis puntos.

- Alavés: protagonizó un centenario agridulce, goleado en Mendizorroza por el Real Madrid y dejando síntomas preocupantes. Abelardo, que cuenta sus partidos por derrota, tiene mucho trabajo de nuevo para guiar al equipo a la salvación. Recibió 11 goles en tres partidos, cae a puestos de descenso y el calendario que le espera no invita al optimismo si no consigue un cambio de actitud en su equipo. Visitas a Getafe y Barcelona; una final frente al Real Valladolid. Le faltó alma en uno de esos días que los futbolistas vuelan ante un rival de grandeza. Sin la intensidad necesaria y acusando cada golpe recibido.

- Emiliano Rigoni: trece jornadas sin ganar en Liga del Elche y cuando tuvo la ocasión de meterse en el partido ante el Barcelona, perdonó lo que nunca se puede fallar en la elite. El regalo de la defensa barcelonista y lo blando que fue Mingueza al balón dividido, dejó a Rigoni con metros para pensar como superar la salida de Ter Stegen. Cuando eligió, se topó con una parada al más puro estilo portero de balonmano del guardameta alemán y dejó escapar el momento justo para cambiar el rumbo al encuentro.

- Real Sociedad: el enfado de Imanol Alguacil al finalizar el encuentro tras la relajación de sus jugadores era mayúsculo. La Real Sociedad vencía a cinco minutos para el final por dos goles en su estadio. Tenía en la lona al Real Betis y se desconectó. Acabó cediendo un empate que extiende una pésima dinámica. De estar peleando por el primer puesto a firmar una de las peores rachas de los equipos de LaLiga. 8 puntos de los últimos 30 en juego muestran la importancia que tiene en el equipo David Silva. Su ausencia no han sabido gestionarla y la esperanza está en la llegada en el mercado invernal del punta Carlos Fernández.

(c) Agencia EFE