Luis Suárez habló de todo: qué piensa de Messi, Simeone, Koeman y Bartomeu

LA NACION
·5  min de lectura

Luis Suárez transita sus primeros meses en Atlético de Madrid. En septiembre de este año, el uruguayo debutó con la camiseta de los colchoneros y todas las miradas quedaron sobre el delantero que quedó expuesto por su salida de Barcelona. Lo sigue estando, de hecho, porque todavía cuesta despegar su figura de su paso triunfal por el club catalán y esa relación tan especial que lo une con Lionel Messi. Un vínculo que va más allá de lo profesional dentro del campo de juego.

La salud de Diego Maradona: la frase del médico Leopoldo Luque para explicar "lo difícil que es Diego"

Suárez, en una entrevista con el diario AS, habló de todo: Simeone, Koeman, Bartomeu y claro, su amigo Messi. El astro mundial que lleva cinco goles en la temporada, con un detalle llamativo: todos fueron de penal. El rosarino no logra marcar de otra forma desde el 8 de agosto, cuando Barcelona venció 3-1 a Napoli, por los octavos de final de la Champions. La previa del golpe ante Bayern Munich. "Leo tiene 33 años y sabe cómo debe afrontar cada situación. Yo lo veo con la misma ilusión que le veía antes. Disfrutando y no bajando los brazos, que es importante. Porque, aunque a veces la pelota no quiera entrar, sigue intentándolo. Eso dice mucho de él", remarcó el uruguayo.

Vivían muy cerca, se iban juntos de vacaciones, bajaban juntos del micro, ingresaban juntos al estadio. En cada sesión de entrenamiento se los podía ver corriendo a la par. Messi y Suárez, una amistad que se fortaleció con el correr de los años. "Seguimos hablando a menudo. Pero hablamos de la vida. De lo que está pasando hoy en día. El otro día fue el cumpleaños de mi hijo y del suyo recientemente y también hablamos de esas cosas. Tenemos una buena relación y no hablamos sólo de fútbol. Tratamos de apoyarnos entre los dos en temas personales y anímicos", dijo el goleador oriundo de Salto.

Suárez se marchó de Barcelona después de convertir 198 goles. Pero el 'Pistolero' sabe que de nada sirve vivir de recuerdos. Ni de lamentos. "La relación que tuve con Koeman fue de profesionalidad. Él me lo comunicó en su momento (que debía irse, a través de una llamada telefónica) y yo le dije que hasta que no buscase una solución tenía derecho a seguir entrenando en el club. Estuve tres semanas entrenando con la total profesionalidad que me corresponde, sin buscar ningún pero. Me mandaban a practicar aparte y me entrenaba, él lo entendía porque sabía mi situación", explicó el uruguayo.

En agosto, previo al comienzo de una nueva temporada, Barcelona ardió. Suárez estaba de vacaciones y recibió la llamada de Koeman, en la que el técnico holandés, en una breve conversación, le informó que no entraba en sus planes para el proyecto. "Llegado el momento, el entrenador me dijo que si no encontrábamos un desenlace sería uno más del grupo, pero yo quería buscar una solución, buscar mi camino y por suerte lo encontré. Lo que tuvimos fue respeto mutuo, yo hacia él por la decisión que tomó como entrenador y él hacia mí por cumplir el rol de profesional de seguir entrenando y sin molestar ni poner ninguna queja sobre la situación que vivía", explicó el futbolista.

Siempre en la línea de Barcelona, en los últimos días una declaración de Quique Setién, ex técnico de la entidad culé, señaló las dificultades de "gestionar" un vestuario con Messi. "Hay otra faceta que no es la de jugador y es más complicada de gestionar. Es muy reservado, pero te hace ver las cosas que él quiere. No habla mucho. Sí, mirar, mira. No me hace falta que nadie me diga lo que dijo Martino u otro. Lo he vivido. He tenido experiencias suficientes para hacer una valoración exacta de cómo son realmente este muchacho y los demás", dijo el DT en El País. En contrapunto, Suárez aportó su visión. "Todos los compañeros que convivimos con Leo podemos hablar maravillas de él. De la clase de jugador que es y de lo gran ser humano que es fuera del campo. Ayuda mucho a los jóvenes, les da consejos. Todos los jugadores que estuvieron con él hablan maravillas. Eso dice mucho de cómo es como persona y como jugador dentro del vestuario".

Asimismo, el uruguayo se refirió a Simeone, su nuevo técnico. ¿Cómo lo convenció para arribar a Madrid? "Cuando te sentís querido en un lado, el entrenador muestra el interés y el club también, eso ya te demuestra que uno sigue valiendo como jugador. Te valoran como no lo estaban haciendo en otro lado y eso es importante. Después, el hecho de llegar y que te traten de la manera que me trataron es admirable, espectacular y eso me hace sentir bien".

Finalmente, Suárez volvió a poner el foco en su amigo Messi y en la incertidumbre acerca de su futuro. Nadie sabe qué sucederá con el argentino una vez que finalice su contrato con Barcelona. ¿Atlético de Madrid es una posibilidad? "Leo es lo bastante maduro para tomar él las decisiones que tiene que tomar. Yo jamás le voy a plantear nada, al contrario, siempre voy a defender que donde él esté contento, esté feliz, que tome la decisión que tome. Si en algún momento sale la posibilidad, pues que avise, que obviamente voy a hablar maravillas del club. Pero después, a la hora de plantearle algo, creo que es él quien tiene que decidir y donde él esté contento será lo mejor", cerró Suárez.