Luis Enrique emborrona la victoria de España con un recado a la afición

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Luis Enrique, tras el pase de España a semifinales (Photo by Joosep Martinson - UEFA/UEFA via Getty Images)
Luis Enrique, tras el pase de España a semifinales (Photo by Joosep Martinson - UEFA/UEFA via Getty Images)

Estaba relajado Luis Enrique tras la victoria de España por penaltis frente a Suiza. Aunque él no lo vaya a reconocer, se ha quitado un peso de encima. Ha logrado meter a España en semifinales, un objetivo en el que nadie creía al principio de la Eurocopa, con todas las críticas que arreciaron tanto en la previa del torneo, con una convocatoria controvertida, como tras los dos primeros partidos de la fase de grupos, donde la Roja empató dos partidos ante rivales menores y con una sensación de debilidad evidente. Sus alineaciones no gustaban, pero todos señalaron a Morata y al entrenador. Y el entrenador, después del partido contra Suiza, y ante los periodistas, utilizó a Morata para echar leña al fuego cuando no procedía, aunque muy probablemente lo hiciera sin ninguna intención.

Ocurrió cuando fue preguntado por el torneo de España en general, y Luis Enrique hacía balance sobre este último partido, y más en concreto, sobre todas las ocasiones que tuvo Gerard Moreno que no supo/pudo materializar. Fue entonces cuando llegó el dardo a periodistas y aficionados que se cebaron contra el delantero español.

"Cambié a Álvaro porque la presión que hace es increíble y entendía que necesitaba frescura. Menos mal que ha fallado Gerard, porque si falla Morata lo empalan. Menos mal que ha sido él. Estoy contento con su partido".

Se nota que lo de Luis Enrique con el acoso a Morata se lo ha tomado como algo personal. Ya hace unos días fue contundente. Entonces se entendía muy bien, porque horas antes Álvaro había denunciado en El Partidazo de la Cope el acoso y las amenazas a las que su familia se había enfrentado en los primeros compases del torneo.

“No consumo información deportiva durante la Eurocopa. La situación tiene un grado tal de seriedad que tiene que ser puesto en manos de la Policía. Insultar y desear la muerte es un delito y un delito grave. Se tiene que poner en manos de las autoridades y que se corrija de manera rotunda”, dijo Luis Enrique hace unos días. 

Tenía toda la razón del mundo. Hoy, honestamente, también la tiene, porque la afición se hubiera cebado con Morata. Pero tener razón no significa que fuera el momento para decir esto. Reabrir una herida cicatrizada no ayuda al equipo, ni le ayuda a Luis Enrique a ganarse a una afición que, tras octavos y cuartos, ya está subida al barco. Es buscar guerra en la paz. Es abusar de honestidad... y todos sabemos que Luis Enrique es así, para bien o para mal, pero también hay que saber dejar el protagonismo para otros.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.